Pandemia provoca nuevo foco de infección por cubrebocas desechados en vía pública

29/05/2020 - 06:00

Redacción Oaxaca Político

El aumento de cubrebocas tirados en la vía pública podría provocar desde infecciones gastrointestinales hasta contagios de tuberculosis o COVID-19, además de ser un contaminante ya que no son biodegradables.

Edgar García Casas, médico general egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), detalló que los cubrebocas absorben partículas fecales y también las gotículas de alguna persona que llegue a estornudar o toser.

Señaló que todos los seres humanos tienen una flora bacteriana y viral que permite que algunos no desarrollen enfermedades, pero otros sí, por lo que es peligroso tirar los cubrebocas en la calle o no meterlos dentro de una bolsa al tirarlo a la basura.

El médico afirmó que reutilizarlos podría provocar contagios de Influenza, infecciones gastrointestinales, entre otras enfermedades.

Por ello, recomendó no dejar los cubrebocas usados, ya sean de tela o desechables en cualquier superficie, ya que los virus como el COVID-19 permanecen por más de 72 horas, sobre todo si permanecen en lugares húmedos.

Reutilizar cubrebocas

El médico oaxaqueño destacó que en ocasiones se ha mencionado que se están vendiendo cubrebocas usados, los cuales únicamente se vuelven a lavar, por lo que recomendó utilizar cubrebocas hechos en casa o en farmacias donde se corrobore que se cumple con la normativa mexicana.

Destacó que los cubrebocas azules o blancos que se venden en las farmacias tienen un periodo de vida de hasta 8 horas, por lo que no es recomendable volver a utilizarlo.

Respecto a los elaborados con tela y lavables, dijo que "tampoco es recomendable, ya que favorecen el contagio de enfermedades respiratorias e incluso gastrointestinales”, enfatizó.

Edgar García enfatizó que es importante utilizar correctamente el cubrebocas, esto quiere decir, que cubra boca y nariz, ya que la saliva que se despide al hablar, puede tener contacto con las mucosas de los ojos, nariz y boca, propiciando contagios.

“Por eso es que se recomienda la distancia de un metro y medio, porque si no, no va a servir de nada llevar el cubrebocas, ya que éstos no protegen al cien por ciento de los contagios”, mencionó.

El médico recalcó que antes de tirar los cubrebocas a la basura, se deben romper en pedazos y echarlos en una bolsa para que los recolectores de basura no hagan contacto con éstos y puedan contraer alguna de las infecciones ya mencionadas.

GPP