Edil de Huixtepec protagoniza escandalo en Xoxocotlán

06/08/2020 - 06:00

Redacción Oaxaca Político

Gerardo Arango Romero, Presidente Municipal de San Pablo Huixtepec, acompañado de sus escoltas realizaron la persecución contra una familia, al acusarla que conducían una camioneta de su propiedad, la cual le había sido robada. Los hechos acontecieron en el puente de la ex-Garita de Xoxo, sin embargo, el funcionario público al encarar a los tripulantes de la supuesta camioneta robada, frente a los uniformados, no pudo acreditar la unidad como de su propiedad y mejor se retiro del lugar.

De acuerdo al reporte de la Policía de Santa Cruz Xoxocotlán, la llamada de auxilio la recibieron alrededor de las 13:00 horas, en la que les indicaban que personas desconocidas que viajaban a bordo de una camioneta tipo Tahoe y una motocicleta perseguían a una camioneta Jeep desde la avenida Universidad a la altura de C.U., al sentirse en peligro el jefe de la familia que viajaba en la unidad aceleró la marcha.

Tomó avenida Símbolos Patrios y posteriormente se perfiló hacia el camino Antiguo a El Sabino, para dirigirse rumbo al puente de la exGarita, hasta donde fue interceptada la camioneta por el edil y su escolta.

Al lugar también arribaron de inmediato elementos de la Policía Municipal de Xoxo, quienes se percataron que el edil y su escolta de manera amenzante interrogaban a la familia.

Los policías al entrevistarse con Gerardo Aragón, éste dijo ser el presidente municipal de San Pablo Huixtepec y acusó a la familia de conducir una camioneta de su propiedad, la cual supuestamente le había sido robada.

Sin embargo, la familia de quien omitimos sus generales por temor a represarías, dijo que la unidad la compraron nueva y presentaron la factura que la acreditada como su propiedad, pero el edil no pudo acreditar que la camioneta fuera suya. Ante los hechos decidió retirarse molesto del lugar, no sin antes continuar diciendo que la unidad era de él.

Los integrantes de la familia demostraron que la unidad la habían comprado de agencia y pensaron que cuando los empezaron a seguir se trataba de un secuestro.


GPP