Aislan a jornaleros de Xadani; estaban trabajando en Monterrey

10/04/2020 - 06:00

Redacción Oaxaca Político

Santa María Xadani—. Verónica y José Manuel son dos zapotecas migrantes que se quedaron sin trabajo en Monterrey, Nuevo León, por culpa del Covid-19, donde las cifras de los contagios indican que la pandemia ha dejado 98 pacientes positivos y al menos cuatro personas fallecidas, hasta el 8 de abril.

Sin empleo y sin ingresos, decidieron, por separado, regresar a su tierra en el municipio de Santa María Xadani, en la región del Istmo de Tehuantepec, y ahora están bajo la observación sanitaria del personal de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO).

Ambas personas forman parte de un grupo de 160 trabajadores que regresaron el domingo 29 de marzo. Además de quienes llegaron de Nuevo León, también hay otros que retornaron de Guadalajara, Jalisco, uno de los estados que se ha convertido en polo principal de los contagios, pues hasta el momento acumula 139 casos confirmados y ocho defunciones.

Se les censó a todos, confirma el edil de Xadani, Óscar Guerra, se les tomó un cuestionario sanitario y se les pidió que permanezcan aislados en sus domicilios por lo menos dos semanas.

Los hombres trabajaban como albañiles, soldadores o carpinteros, mientras que las mujeres laboraban en tareas de limpieza. La mayoría había salido de Xadani en diciembre del año pasado, pero por la pandemia se quedaron sin empleo en la construcción de hoteles, edificios privados y viviendas de interés social.

De acuerdo con datos del Sistema Nacional de Información Municipal de la Secretaría de Gobernación (Segob), Xadani cuenta con 8 mil habitantes: 10% emigra año con año.

Desde hace más de dos décadas, explica el edil, la población comenzó a buscar empleos en otras regiones del país, luego que el ingenio azucarero José López Portillo de El Espinal, un municipio vecino, cerró sus plantas.

A partir de entonces, algunos se trasladan a Quintana Roo o Nayarit al corte de caña, otros van a entidades como Nuevo León, Jalisco y Baja California, en busca de empleos en la industria de la construcción; las mujeres, a las labores domésticas. No van solos. Se trasladan con sus hijos, quienes estudian en escuelas para los hijos de los jornaleros migrantes.

José Manuel, precisa el edil, le comentó que primero se suspendieron las clases y los niños se quedaban solos en la casa que rentaba. Después, les informaron que temporalmente se suspendía la obra en la que trabajaba. Sin empleo, sin ingresos y sin clases, no hubo otra opción más que regresarse a Xadani.

Temor a los paisanos
Ante el regreso de los paisanos, la autoridad municipal ha pedido a los habitantes que nadie estigmatice a los migrantes sólo porque estuvieron laborando en Nuevo León o Jalisco, unas de las entidades más golpeadas por el Coronavirus o Covid-19.

Todos ellos, dice el presidente municipal, estarán bajo la observación diaria de los médicos hasta que cumplan el ciclo de aislamiento, por lo que no representan ningún riesgo para los habitantes de la comunidad.

El llamado del edil se dio luego que familias de Xadani y de la ciudad vecina de Juchitán pidieron a las autoridades que obliguen a los migrantes a mantenerse aislados en sus viviendas.

El pánico de la población del Istmo de Tehuantepec aumentó el pasado miércoles, cuando se confirmó el primer caso positivo de la región. Actualmente, al menos cuatro pacientes esperan los resultados para descartar un contagio del virus.

“No vamos a estigmatizar a nadie. En coordinación con personal de la Jurisdicción Sanitaria del Istmo, elaboramos un censo de todos, tenemos sus nombres y domicilios, y todos los días se revisa la temperatura de cada uno de ellos”, añade el edil.

Pero Xadani no es la única comunidad de Oaxaca que teme el retorno de los suyos. Los SSO anunciaron que se han realizado filtros sanitarios a jornaleros que regresan de los campos de San Quintín, en Baja California.

GPP