La realidad del 1ero de junio/ En opinión de Rogelio Ballesteros Cruz

02/06/2020 - 07:44

La Jornada Nacional de Sana Distancia que instruyó el gobierno federal llegó a su fin, después
de 69 días y muchas conferencias de prensa, pero que haya culminado no significa que
debamos de salir a las calles y realizar nuestras actividades.
Ahora, cada estado tendrá que manejar la situación como lo consideren mejor y dependiendo
del número de casos que tengan, pero aunque los gobiernos locales quieran seguir
manteniendo todo cerrado será un reto muy complicado.
¿Cómo podemos pedirle a la población que se quede en sus casas si tenemos a un presidente
que decidió empezar sus giras por los diferentes estados y ciudades de México?
Esto no es predicar con el ejemplo.
La verdadera realidad de este confinamiento tuvo un error garrafal desde sus inicios. De
momento solo quiero tomar la postura del empresariado mexicano, o de esas personas que
tienen un negocio sin importar el tamaño que sea.
La situación radica que cuando se inicia la Jornada Nacional de Sana Distancia el gobierno
comentó que el 1ero de junio terminaría dicho programa, y que si la población hacia caso de
mantenerse en casa, podríamos iniciar nuestras actividades. Esto provocó que muchos
dueños/as de diferentes tipos de negocios empezaran a hacer cuentas si podrían cerrar por 69
días consecutivos, teniendo que pagar sueldos pero sin tener (nada o pocas) ventas por ese
lapso de tiempo.
Aquí es donde viene el detalle, muchos dueños/as de negocios programaron sus finanzas para
resistir este largo periodo de cuarentena, pero que el gobierno federal con sus conferencias
abanderadas por el Dr. López Gatell, se dedicó a decir que el pico de la pandemia se modificaba
para una fecha diferente a la que había estipulado una semana antes. Debo de aclarar que
siempre al decretar una fecha nueva para anunciar el pico de la curva, el comentario del
Subsecretario de Salud Pública era “pero todo dependerá si las personas hacen caso y se
resguardan en casa” y esto hizo que la incertidumbre creciera más.
Muchos pronósticos señalaron que la fecha cuando habría mas contagios sería en agosto o
septiembre, pero ¿qué empresa o proveedor de servicio puede soportar tanto tiempo sin
generar recurso? Ni una. Si las grandes aerolíneas se han declarado en bancarrota ¿qué se
espera de los pequeños y medianos negocios en México?
La realidad de este primero de junio fue muy distinta, mucha gente ya salió de sus casas,
abrieron sus negocios y empezaron a trabajar porque tienen una familia que mantener y el
Presidente de la República no es un gran ejemplo para pedirnos que nos quedemos en casa, y
menos cuando le ha dado la espalda a todo aquel que tenga un negocio ya que dijo que si las
empresas tienen que quebrar, que quiebren.

Hoy si alguna constructora tenía un proyecto en pausa, lo va a reactivar. Hoy si un hotel no
podía abrir, lo va a hacer. Hoy si un restaurante tiene que dar servicio, lo hará sin dudar.
La realidad del primero de junio es otra. Será un inicio complicado porque ¿de dónde vas a
sacar dinero para arrancar de nuevo si estuviste dos meses parado? Al final el dueño/a va a
tener que buscarle por otros lados porque por parte del gobierno federal no habrá apoyo.
Lo siento mucho por todas esas empresas que han tomado la decisión de cerrar sus puertas por
no poder aguantar la crisis, por tener costos más altos que sus ingresos. Las personas no tienen
con qué pagar y ustedes tienen que seguir dando el mismo servicio.
Salgan y vean la prueba que muchos negocios abrieron, se están tomando riesgos importantes
como una segunda ola de contagios, pero si no te mata el coronavirus, lo hará la falta de
ingresos.
Hoy la realidad es otra.