Dotar de agua para evitar contagios del COVID-19, reto de HP en la CEA/ En opinión de Alfredo Martínez de Aguilar

01/06/2020 - 12:16


Contribuir a evitar que los contagios por el COVID-19 se salgan de control y colapsen el Sistema
Estatal de Salud, es el mayor reto al que se enfrenta en su vida Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva.


Por instrucciones del Gobernador Alejando Murat otras prioridades son garantizar que el agua
llegue a Ayutla, el saneamiento de los ríos Atoyac y Salado y reactivar el proyecto Paso Ancho.

Contribuir a evitar que los contagios por el COVID-19 se salgan de control y colapsen el Sistema
Estatal de Salud, es el mayor reto al que se enfrenta en su vida Héctor Pablo Ramírez Puga Leyva.
Práctico y pragmático, tiene muy claro su mayor prioridad Triple “A” al frente de la Comisión
Estatal del Agua (CEA): Dotar de agua a los oaxaqueños para lavarse las manos frecuentemente.
Es la primera medida sanitaria, recomendada por las autoridades de salud, para prevenir los
contagios del nuevo coronavirus, pero en muchas localidades no hay agua para lavarse las manos.
Atiende de inmediato este problema sin dejar pasar más tiempo para lavarse las manos por la
pandemia, en ciudades, comunidades y colonias populares sin suministro, como las de Salina Cruz.
Tras un año y medio en la banca, de inmediato envió brigadas para atender el problema en el
estado. “Tenemos que estar al cien, es súper importante para evitar mayor propagación del virus”.
Dada su amplia trayectoria político-administrativa a nivel local y federal, con visión y sensibilidad,
está comprometido en ese sentido con la instrucción del Gobernador Alejandro Murat Hinojosa.
Pero también forma parte de sus propias convicciones personales como servidor público
oaxaqueño: Garantizar el derecho humano al agua potable, con las redes y suministro necesarios.
No obstante, abastecer de agua potable de manera adecuada y oportuna a todos los oaxaqueños
de las ocho regiones del estado, es una tarea verdaderamente titánica, casi imposible de alcanzar.
Lo es más por la mano negra en los conflictos agrarios, político-electorales y étnico religiosos.
“Garantizar que el agua llegue a Ayutla, es otra prioridad del Gobernador, y estamos trabajando”.
Otra prioridad, es sanear los ríos Atoyac y Salado “más allá de la resolución de los Amparos por el
Poder Judicial de la Federación. Los oaxaqueños tenemos un gran compromiso para salvarlos”.
Es convicción del Gobernador invertir en el saneamiento y cuidado de estos dos importantes ríos
que atravesaban la ciudad con aguas cristalinas en otras épocas, para que todos le entremos.
Héctor Pablo fue entrevistado por videoconferencia, por sana distancia, en el programa Detrás de
la Noticia, a través de Regeneración Televisión por el columnista y Alexandra Martínez de Aguilar.
Las redes de los Sistemas de Agua Potable y Alcantarillado del Estado requieren gran inversión
porque durante muchas décadas estuvieron abandonadas, sobre todo, en las grandes ciudades.
Este año se invertirán en Oaxaca más de 760 millones de pesos en 65 obras de introducción de
redes de agua potable, drenaje y alcantarillado, rehabilitación y ampliación, y baños ecológicos.
Es instrucción muy clara del Gobernador que las acciones programadas y en proceso de licitación
se hagan de manera normal, necesitamos reactivar la economía local, no vamos a parar las obras.
Cada empresa que gane estas licitaciones sabe que tiene que cuidar todos los aspectos para evitar
la propagación de la pandemia. La instrucción es privilegiar la contratación de empresas locales.
Ramírez Puga Leyva sostiene reuniones con presidentes municipales y supervisa vía remota que no
se paren las obras. Por el COVID-19, el agua potable es una necesidad urgente de la población.
Inició la ampliación de la red de Tlaxiaco, con una inversión de 30 millones de pesos, ya están los
trabajos iniciados, queremos que la gente sepa que hay que cuidarnos todos, y no podemos parar.

“Siempre cuidamos que los costos sean justos y evitar la corrupción, porque en la obra pública
siempre hay un frijol en el arroz, garantizamos que haya eficiencia y presupuesto adecuado”.
Hay graves problemas para sanear las aguas. Menos de la mitad de las 156 plantas de tratamiento
de aguas residuales funcionan. En lo que resta del año se rehabilitarán 10 plantas en el Estado.
La falta de estudios técnicos que previeran el mantenimiento y la capacitación de quienes las
operan generaron muchos de los problemas que hoy mantienen sin funcionar a las plantas.
Por 15 años la positiva inversión en las plantas terminó como “elefantes blancos”. No están
saneado las aguas residuales. “Vamos a ver cuáles podemos reparar y concluir algunas otras”.
Habrá mano firme para combatir la corrupción en las plantas de tratamiento, de existir desvío de
recursos, mala calidad en las especificaciones técnicas de construcción y en la compra de equipo.
El director de la Comisión Estatal del Agua resaltó que se trata de una inversión cuantiosa “que no
podemos tirar a la basura. Seguramente habrá sanciones y eso corresponde a la Contraloría”.
Los Sistemas de Agua Potable y Alcantarillado están en números rojos. No hay cultura general de
pago en todo el país. El cuantioso retraso en el pago no permite contar con mayor inversión.
No indicó el monto del adeudo. Necesita precisarlo con los Presidentes Municipales. El servicio
sigue siendo muy barato, pero no se prevé aumentar tarifas del agua potable por la pandemia.
Sin embargo, puntualizó que el pago del recibo, no es una captación de impuestos importante, ya
que el monto no refleja el costo del mantenimiento de los sistemas ni la generación de las obras.
Apenas abrieron sus puertas los órganos operadores para generar recursos, para mantener el
buen servicio de abasto y se reinician cobros con un programa de descuento por pronto pago.
Asimismo, se revisará el proyecto de Paso Ancho, a fin de garantizar el suministro de agua potable
por los próximos 30 años, con plena y permanente participación de las comunidades involucradas.
Es poco el presupuesto y muchos los retos. Echará mano del apoyo de la Cámara de Diputados y
de la federación, con Conagua y Semarnat, a quienes agradeció su apoyo y solidaridad con Oaxaca.
Reconoció que uno de los mayores problemas que hemos tenido durante muchos años es no
socializar las obras publica, lo que ha generado inconformidad y en algún momento chantajes.
“Tenemos que ir de la mano de la sociedad para destrabar los problemas. Paso Ancho es la única
posibilidad que tenemos de garantizar agua potable a la capital en los próximos 30 años”.
El dos veces diputado federal por el PRI dijo que un grave problema en la materia es el marco
jurídico obsoleto que, hoy por hoy, no permite garantizar el suministro de agua suficiente.
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila