Dos años / en la opinión de Rogelio Ballesteros

30/06/2020 - 10:45

Rogelio Ballesteros

El primero de julio se cumplirán dos años de la victoria de uno de los mayores opositores que haya tenido México, quien recorrió por 12 años cada rincón de nuestro país en tres ocasiones e instauró un nuevo sistema de gobierno que aun no se le ve para donde vaya, pero se denomina la cuarta transformación. 

Andrés Manuel López Obrador, empezó a gobernar desde el primer día que ganó las elecciones, y no desde el primero de diciembre que fue cuando tomó posesión, desde julio vimos a un presidente electo dando conferencias desde las instalaciones del partido el cual fundó. Los Pinos dejaron de ser la residencia oficial del Ejecutivo. Vimos a un presidente saliente, Enrique Peña Nieto, debilitado y asustado ya que a su salida del poder se vería en grandes problemas por el tema de corrupción que hubo en su sexenio, y así fue como López Obrador aprovechando eso, empezó a gobernar. 

Empezaron las negociaciones de la cancelación del Aeropuerto de Texcoco, y todas las empresas que tenían contratos para dicho proyecto, se sentaron con el presidente electo para ver cuál era el proceso por seguir. 

A dos años del cambio de gobierno, ¿cómo van las cosas?

Llevamos tres informes de gobierno, recordarán que el primero fue a los primeros 100 días de gestión; el segundo, fue el primero de julio del 2019, en el cual informó que ya habían cumplido 78 promesas de las 100 que prometió en campaña; y tercero, fue el primero de septiembre del 2019. Al parecer mucho discurso, poca acción. 

Entró con una popularidad de casi un 80%, y a dos años de su gestión, ya cuenta con un 60% o menos, depende la encuesta.

La violencia ha crecido a niveles históricos, ha sido el gobierno con más muertos en la historia moderna. De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), en el 2019 se cometieron en el país 34.582 homicidios dolosos. Esto representa un aumento de 2.5% con respecto a 2018.

En el tema económico, en su primer año, la economía decreció 0.3%. Se espera que para este 2020, por la crisis sanitaria del COVID-19, la falta de apoyos a las empresas y generación de empleos, México decrezca 10.5% si no es que más. 

En tema del empleo, hasta el momento y con datos del IMMS, se han perdido más de un millón de empleos formales. Ahora imagínense la economía informal. 

En el tema de salud, México es uno de los países con mas contagios por coronavirus en el mundo, y hay veces que es primer lugar por fallecidos (cada 24 horas) a causa de este virus. 
En el tema de infraestructura, no se ha oído la construcción de carreteras o caminos por parte de esta administración, se estima que en casi dos años de gestión se han construido apenas 120 km, cuando en épocas de Peña Nieto se construían en promedio 2 mil kilómetros al día. 

Además, no es noticia vieja que la mayoría del presupuesto de esta administración está destinada para construir el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas, el Aeropuerto de Santa Lucía y los Bancos del Bienestar. Me faltó decir que la mayoría de estos proyectos serán construidos y/ administrados por el Ejército Nacional, al parecer los militares nos salieron todólogos, hacen de todo.

No todo es malo, en esta administración me gustaría recalcar dos cosas que son valiosas, una de ellas es el único proyecto que es viable y se ve con buenos ojos que es el Tren Transístmico que será la competencia del canal de Panamá. Es un proyecto que reemplazó a las Zonas Económicas Especiales que inició en el sexenio de Peña Nieto. Por último, el trabajo que están realizando de la Procuraduría Fiscal de la Federación y la Unidad de Inteligencia Financiera, con el tema de los factureros y el cobro de impuestos a grandes empresas.

Esta crisis no nos cayó como anillo al dedo, está empeorando la situación que ya se vivía en México, no hay recursos de la federación para ayudar a la industria privada a conservar los empleos, muchas micro y pequeñas empresas están cerrando y cada día mueren más personas por el coronavirus. 

Dos años de la 4ta transformación, y la gran pregunta es ¿estamos mejor con López Obrador?