Caso Obredecht - Lozoya, el salvavidas de AMLO / en la opinión de Rogelio Ballesteros

13/08/2020 - 12:24

Rogelio Ballesteros

La administración de Enrique Peña Nieto se destacada por los casos de corrupción que existieron en su sexenio, desde los sucesos estatales como César Duarte, exgobernador de Chihuahua, y Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, hasta temas que involucraron directamente al expresidente como la casa blanca y ahora, el caso Obredecht – Lozoya. 

Lozoya es una pieza clave en este juego de ajedrez llamado “elecciones del 2021” y el gobierno actual ha sabido como manejarlo para seguir desgastando a la oposición y recordarle al electorado el por qué el PRI o PAN no son opciones para gobernar, incluso cuando a casi dos años de la administración de Andrés Manuel estamos peor que antes. 

Poco a poco, la Fiscalía General de la República (FGR) ha sacado información sobre el caso Lozoya y toda la red de corrupción que hubo en el gobierno federal anterior, y que a la vez, involucra a la empresa Obredecht y los millones de pesos que fueron destinados para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en el 2012; además de, los sobornos que según les dieron a distintos legisladores para aprobar la Reforma Energética que era parte un proyecto titulado Pacto por México. 

Aquí hay dos temas importantes a destacar, y que el presidente sabe cómo ocupar. Empecemos por el tema de corrupción y el económico. 

El primero es que según, la poca o mucha información que ha declarado Emilio Lozoya hubo dos momentos importantes que son relacionados con la empresa Obredecht: la primera, fueron los cuatro millones de dólares que le metieron a la campaña de Enrique Peña Nieto en el 2012; la segunda, y ya con Peña en la silla presidencial, otro pago de seis millones de dólares los cuales fueron ocupados para sobornar a legisladores para que se pudiera aprobar la Reforma Energética del 2014.

¿Cuál fue la recompensa que tuvo Obredecht? Un contrato por parte de Emilio Lozoya por 1, 436 millones de pesos para obras en la refinería de Tula.

Con toda esta información, Lozoya denunció ante la FGR que Luis Videgaray junto con Enrique Peña Nieto eran los encargados de mover, decir a quien y el monto de dinero que se le sería entregado, y es aquí donde viene la segunda parte por analizar. 

En todo esto, quedó embarrado el Partido Acción Nacional, en dónde se mencionan a 6 legisladores a los cuales se les fueron entregados los sobornos. Hace unas semanas salió el nombre del excandidato presidencial, Ricardo Anaya, quien fungió como coordinador de la bancada azul cuando se aprobó la Reforma Energética, se comenta que le fueron entregados un poco mas de seis millones de pesos para pudieran tener los votos necesarios en la Cámara de Diputados. De igual manera, se mencionan a dos exsenadores y que actualmente son gobernadores, Francisco García Cabeza de Vaca de Tamaulipas, y Francisco Domínguez de Querétaro. 

El tema de la corrupción es el tanque de oxigeno que tiene este gobierno para mantener su popularidad, y lo que sí le cayó como anillo al dedo al presidente de la República fue tener a Emilio Lozoya para poderlo exprimir hasta que saque la última gota de información, ya que el mensaje que se quiere difundir es recordarle al electorado que el PRI no es opción para regresar a ningún puesto y que el PAN fue parte de esta red de corrupción. 

Ya que si a todo esto le agregamos el tema de Genaro Luna y el expresidente Calderón, es otro caso que le encanta recordar y hablar en sus conferencias matutinas a López Obrador. 

Cuando los temas de la pandemia, la violencia y la economía eran con los cuales la oposición le pegaba al presidente, el gobierno federal sacó su pieza más preciada (combate a la corrupción) dándole su salvavidas y oxígeno para poder retener la preferencia electoral hacia las elecciones del 2021.

Bendita política. 

Twitter: @RogelioBalles