La batalla por la dirigencia / en la opinión de Rogelio Ballesteros

30/09/2020 - 12:27

Rogelio Ballesteros

Muchos desean ser la cabeza de la institución política más fuerte que tiene México actualmente, tanto así que el Instituto Nacional Electoral informó que 51 militantes se inscribieron para poder contender para la dirigencia nacional de MORENA, y 54 para la secretaría general. Un total de 105 candidatos y candidatas que buscan ser actores de la toma de decisiones en las candidaturas del 2021.

De todos estos, solo existen cuatro que serán los finalistas para que se pueda realizar la encuesta, y así, escoger a su próximo presidente/a. Los candidatos/as más fuertes son: Mario Delgado, quien es actual coordinador de la bancada de MORENA en la Cámara de Diputados y quien al parecer va a la cabeza en las encuestas. De igual manera se encuentra Porfirio Muñoz Ledo, quien es una persona con basta experiencia, fue presidente de la Cámara de Diputados en esta legislatura en el primer año de ejercicio. También se encuentra la exdirigente y exsenadora, Yeidckol Polevnsky, quien ha tenido mucho conflicto últimamente por el tema de unos inmuebles y por su salida tan escandalosa de la presidencia de MORENA a principios de año. Por último, el único perfil joven de la contienda, Gibrán Ramírez, una persona con mucho estudio y que trabajó como asesor parlamentario, de igual manera, pidió licencia temporal al cargo de secretario general de la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS).

Hasta el momento, quien tiene el sartén por el mango es Mario Delgado, con una ventaja enorme entre los otros tres candidatos que mencioné, pero bueno, en política todo puede suceder. 

Existe mucho conflicto, y es normal, por la dirigencia nacional de MORENA, es el partido que actualmente tiene mayoría en el Congreso de la Unión (diputados y senadores), y que según las encuestas que he visto, se llevará la mayoría de las gubernaturas en el 2021, sin mencionar que posiblemente conserven mayoría en la Cámara de Diputados. Todos quieren ser ese líder que tenga el control del partido político que gobierne a todo México. 

Esta disputa está quebrando y no uniendo al partido, de pasar a ser una institución política de tamaño chico a sus inicios en el 2015, ya que contaba con 47 diputados, pasó a ser una institución que rige el país tanto en los municipios, estados y a nivel federal, es decir, es el nuevo PRI de antes. Siempre se ha mencionado que MORENA no tiene estructura y que puede tener poca duración.

Porfirio Muñoz Ledo ha denunciado que Marcelo Ebrard y Mario Delgado están unidos en esto, y que se tiene una alianza haciendo que se tenga a un candidato presidencial de facto (a 4 años antes de la elección), haciendo que el poder que tiene Andrés Manuel López Obrador no sea la misma, ya que al saber quien será el próximo prospecto presidencial pueda perder la fuerza del presidente actual.

Muchos de los más de 50 aspirantes a la dirigencia nacional han comentado que no hay piso parejo para las elecciones internas de MORENA, uno de ellos que acaba de anunciar su salida de la contienda es Alejandro Rojas quien es senador suplente del coordinador de la banda de Morena, Ricardo Monreal. Acusa que está viciada de origen la elección, porque "no hay piso parejo ni es justa ni democrática".

Los golpes han empezado en MORENA, muchos grupos internos no estarán contentos con la decisión y esto puede ser un golpe duro para este partido rumbo al 2021, pero sin duda, MORENA es un partido o una marca que está permeada a la sociedad mexicana, una institución que pesa y resalta. 

Todo indica que Mario Delgado será el nuevo dirigente, que Marcelo Ebrard el próximo candidato presidencial, y que el actual presidente interino de Morena, Ramírez Cuellar, será el próximo coordinador de MORENA en la Cámara de Diputados. 

Pero como dije, en política todo puede pasar y esto apenas inicia.