Vacunas contra tuberculosis hasta marzo, en el IMSS, por desabasto

11/11/2020 - 00:13

Directivos del órgano descentralizado aseguran que ya se hicieron las compras de la vacuna en este 2020; sólo falta que lleguen a México y que Cofepris revise los lotes y los libere.

Redacción MX Político.- De acuerdo a información de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la tuberculosis es una enfermedad transmisible que constituye una de las 10 primeras causas de mortalidad en el mundo y la principal provocada por un solo agente infeccioso (por encima del VIH/sida). 

Esta enfermedad la provoca el bacilo Mycobacterium tuberculosis, que se propaga cuando las personas infectadas expulsan bacterias al aire, por ejemplo al toser. 

Registros del Sistema de Información de la Secretaría de Salud revelan que en México, en 2018, más de 1,800 personas murieron por tuberculosis y sus secuelas. 

Numerosas quejas en nuestro país, específicamente en el área metropolitana de la Ciudad de México, se han dado en el sentido de que no hay en existencia en ninguna instancia clínica-hospitalaria del sector salud (público), vacunas contra el tuberculosis.

El problema se agudiza en este invierno pero, sobre todo en familias con recién nacidos, dado que es una de las vacunas del llamado esquema universal.

Leopoldo García Velasco, jefe de área de la División de Prevención y Detección de Enfermedades del IMSS, confirmaron al portal Animal Político, que no tienen vacuna BCG y asegura que el problema afecta a todo el sector salud, en todo el país, incluyendo a los privados. 

 

Image

 

"Desde principios de septiembre no tenemos dosis ya en el IMSS, no sabemos exactamente cuándo volvamos a tener, pero creemos que será en marzo", dice García Velasco. 

De septiembre a la fecha, unos 30 mil o 35 mil recién nacidos se han quedado sin la vacuna, solo en el IMSS, precisa el funcionario. Cada mes sin que llegué a las clínicas, otros 10 mil bebés se quedarán sin su dosis, adelanta. 

García Velasco asegura que este desabasto se debe a la escasez mundial de la vacuna, provocado por la demanda internacional y la concentración del mercado en pocas empresas. Arellano explica que a México llegaba la vacuna de un solo fabricante. 

Ese fabricante es Japan BCG Laboratory, con domicilio en Tokio, Japón. El titular del registro ante Cofepris para traer y distribuir aquí la inmunización era Grupo Laboratorios Imperiales Pharma, distribuidor al que la Secretaría de la Función Pública (SFP) inhabilitó el 6 de agosto de 2019 durante dos años y tres meses por mentir en sus declaraciones para ganar licitaciones públicas e incumplir entregas.

 

 

 

 

 

 


 
La SFP señaló que la empresa proporcionó información falsa en el contrato CENSIA-0015AD/2018 firmado el 1º de junio de 2018, para la compra de la vacuna doble viral.

El lunes 29 de junio de 2020, la Secretaría de la Función Pública impuso dos nuevas sanciones a la empresa. En un comunicado, la dependencia informó que "como resultado de minuciosas investigaciones, se determinó que  presentó información falsa al celebrar un contrato con la Secretaría de Salud para la adquisición de la vacuna triple viral contra sarampión, rubéola y parotiditis, por lo que se le inhabilitó por 27 meses y se le multó con un millón 124 mil 370 pesos".

Además, "se halló que la empresa también presentó información falsa al celebrar otro contrato con la Secretaría de Salud para la adquisición de la vacuna anti hepatitis B 10 mg, por lo que se le impuso otra inhabilitación por 27 meses y otra multa por un millón 88 mil 100 pesos". 

Cofepris detuvo, a finales de 2019, lotes de la vacuna triple viral traídas por este distribuidor por no ofrecer 100% de protección contra las tres enfermedades: sarampión, rubeola y paperas. El funcionario del IMSS dice que al instituto esta empresa no les incumplió entregas, pero a la Secretaría de Salud sí.

Grupo Laboratorios Imperiales Pharma -de Francisco Álvarez Morphy Alarcón, conocido como el Rey de las Vacunas- se creó en junio de 2017 y un año después ya tenía contratos por millones de pesos adjudicados de manera directa, sin licitación, para proveer de vacunas a cuatro dependencias (IMSS, Salud, ISSSTE y Sedena) de la administración federal anterior, la de Enrique Peña Nieto.
 
Cuando llegó la nueva administración federal, los problemas empezaron para el Rey de las Vacunas y su grupo empresarial, que proveía justo la vacuna BCG. 

En 2018, IMSS, ISSSTE y Salud hicieron contratos por al menos 103 millones 076 mil 617 pesos con Grupo Laboratorios Imperiales Pharma para la compra de esa vacuna, de acuerdo información de la plataforma Compranet. 

 

Image

 

Todavía en 2019, antes de la primera inhabilitación por parte de la SFP, Imperiales Pharma obtuvo contratos (al menos lo que están plenamente identificados como compras de BCG), por al menos 47 millones 151 mil 640 pesos por la misma vacuna. 

Para 2020 ya no hubo contratos para esta empresa por la inmunización de la tuberculosis. Aunque García Velasco del IMSS asegura que no es por eso que haya desabasto, el funcionario se parapeta en la concentración del mercado mundial para justificar la escasez. 

Era de un solo fabricante en Japón la vacuna con la cepa que se había estado usando en México, refrenda García Velasco. Hay otro, en la India, aunque es de otra cepa, pero no tenía los registros de Cofepris. "Y seguro debe haber otros, estamos buscando, se está trabajando para que la población cuente con vacunas seguras y eficaces", señala el funcionario. 

El otro fabricante, el de la India es Serum Institute, empresa que ya aparece como proveedor en las compras de la vacuna BCG de 2020, el otro al que se le han adjudicado contratos por esta vacuna funge en este caso como distribuidor, es Laboratorios de Biológicos y Reactivos de México (Birmex).

Esta última es una empresa de propiedad mayoritariamente estatal que desarrolla, produce, importa y comercializa vacunas y antivenenos. Para cubrir la demanda del mercado mexicano, Birmex también vende vacunas, inmunoglobulinas y productos de diagnóstico fabricados por otras empresas.


hch