Recibe Donald Trump a mexicana indocumentada, madre de soldado asesinada en Texas

31/07/2020 - 20:08

'Lo único que pido es justicia', reclama madre de Vanessa Guillén a Donald Trump en visita a la Oficina oval de la Casa Blanca, en un acto de notorio perfil de aprovechamiento electoral, pues va abajo el presidente en Texas.

Redacción MX Político.- La soldado Vanessa Guillén, de 20 años , murió asesinada en la base militar Fort Hood, de Texas. Sus restos fueron hallados el pasado 30 de junio, cuando llevaba más de dos meses desaparecida.

 

Image

El principal sospechoso del caso, un compañero del ejército identificado como Aarón Robinson, se suicidó cuando la policía lo tenía cercado.

Gloria y su familia, acompañados por la abogada Natalie Khawam, presentaron una iniciativa llamada #IamVanessaGuillén, que permitiría que una agencia independiente investigue denuncias de agresiones sexuales en las Fuerzas Armadas.

Luego marcharon del Capitolio a la Casa Blanca, donde fueron recibidos por Trump, quien expresó sju apoyo a la iniciativa, de acuerdo con la cadena Fox News. 

Durante la reunión, la abogada contó detalles de la muerte de la soldado, que desapareció el 20 de abril, fue asesinada y desmembrada. Sus restos fueron localizados cerca del río León, en el condado de Bella, unos 32 kilómetros al este de Fort Hood.

Este jueves fue recibida en la Casa Blanca por el presidente Donald Trump, la madre de la soldado Vanessa Guillén, Gloria Guillén, una mujer indocumentada originaria del estado de Chihuahua.

Una reunión que ha sido abrumadoramente criticada por la opinión pública de los Estados Unidos, no sólo por detractores del presidente, sino por muchos republcanos.

Señalan a Trump de lucrar con la tragedia de esa familia y pretender ganar el favor de la preferencia del público texano, estado donde va notoriamente abajo en las proyecciones de la prócima elección de noviembre.

Durante la visita, la madre de Gloria Guillén, mostró en todo momento el dolor por haber perdido a su hija Vanessa Guillen, la soldado que murió asesinada en la base militar Fort Hood de Texas y, sentada frente al presidente Donald Trump tuvo una súplica: llevar a la justicia a los culpables del crimen y a los responsables de no haber actuado para protegerla.

 

Image

"Yo lo único que vengo a pedir es que se haga justicia para mi hija", dijo Gloria Guillén, sentada a un lado del presidente Trump en la Oficina Oval de la Casa Blanca.

La madre postraba sus manos en su corazón y lloraba mientras hacía esta petición a Trump. Ella fue acompañada por Rogelio Guillén, padre de Vanessa, y sus otras dos hijas, Mayra y Lupe. También estuvo ahí Natalie Khawam, la abogada de la familia que lleva el caso probono.

Después de tres meses de activismo para pedir la aparición de su hija, que luego se transformaron en una exigencia de justicia una vez que se supo que había sido asesinada, Gloria Guillén finalmente tuvo un encuentro cara a cara con el presidente Donald Trump, comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos.

"Que Dios le toque su corazón y vea mi sufrimiento", le pidió Gloria Guillén al presidente.

"Mamá" Guillén, como es conocida ahora, se sentó en la misma silla de la Oficina Oval que han ocupado jefes de estado y poderosos personajes que se han entrevistado con el primer mandatario.

Ahí, en la Oficina Oval, a la derecha de Donald Trump y portando una gran medalla con la imagen de la Virgen Dolorosa, la que representa el dolor de la Virgen María por la muerte de su hijo Jesús, Gloria Guillén lloró por la memoria de Vanessa, su hija.

 

Image

El presidente le dijo que se había enterado del caso en un show de televisión.

"Me golpeó muy fuerte (...) ella (Vanessa) era una persona espectacular", dijo.

El presidente aseguró a los Guillén que ya se inició la investigación y participan en ella diversas agencias, federales, como el FBI y las autoridades militares de Fort Hood, además del Departamento de Justicia.

"No queríamos guardar esto debajo de la alfombra", les dijo Trump a familiares.

Natalie Khawam, la abogada de la familia, narró al presidente detalles de la muerte de la soldado de 20 años nativa de Houston, desde la desaparición el 20 de abril, hasta cuando se encontraron sus restos, el 30 de junio.

"Usted ama a los militares, ama a nuestros veteranos, y lo ha probado hoy que abrió su casa para esta familia", dijo Khawam.

Conforme Khawam repasaba los detalles del asesinato y de cómo su agresor y la novia de éste dispusieron del cuerpo de Vanessa Guillén, desmembrándolo con un machete, el rostro del presidente Trump se endureció, mientas movía la cabeza.

La abogada le explicó al presidente Trump el fondo de la propuesta de iniciativa de reforma a la ley para que las agresiones sexuales, incluyendo el acoso, puedan ser reportadas a una agencia independiente y no a los mandos superiores.

"Queremos encontrar la verdad. Porque la verdad saldrá a la luz", dijo Guadalupe.

"Yo sé que usted nos va a ayudar a honrar a nuestra hermana ayudando a que pase la ley. Y también quiero hacerle notar cómo falló la cadena de mando, pues quien atacó a mi hermana (Aaron Robinson) fue el hombre que me recibió cuando fui a preguntar por mi hermana", narró Mayra.

El presidente Donald Trump se sorprendió ante ese hecho y pidió más detalles sobre cómo este soldado se quitó la vida e insistió en que las agencias federales ya están investigando.

"Llegaremos al fondo de este caso. Quizá salgan a la luz detalles que ayuden a otras personas que enfrentan la misma situación como Vanessa. Estaremos en contacto con ustedes", prometió Trump.

Gloria Guillén le dijo al presidente que ella sueña constantemente a su hija Vanessa, quien en sus sueños le dice que le ayude a salvar a unos niños.

"Yo no sé qué niños se refiere, no sé si sean los niños que están en la frontera, no sé, pero ella me dice que salve a los niños. Pero yo quiero que usted me ayude también en esos niños", dijo la madre de Vanessa.

Sin embargo, nadie tradujo al presidente lo que "Mamá" Guillén le dijo sobre esos sueños.

Luego marcharon desde el Capitolio a la Casa Blanca.

Varios legisladores de Texas y California han dicho que promulgarán una ley similar.

hch