Nadie le cree al Gobierno de México que su gestión de crisis sea eficiente

29/05/2020 - 05:00

Medios de comunicación comprueban que la gestión de crisis del Gobierno de México durante la pandemia, no ha sido ni transparente ni eficiente, pese a que autoridades quieran demostrar lo contrario.

Redacción MX Político.- Una sensación de duda popular sobre las cifras y el manejo probablemente inadecuado o hasta errático, del Gobierno de México a la crisis provocada por la pandemia del coronavirus, recorre todos los ámbitos de la vida nacional.

Un trabajo de investigación de la agencia noticiosa alemana Deutsche Welle (DW), proyecta una radiografía puntual y a través de los días que ha durado la pandemia, donde se aprecian las contradicciones gubernamentales en el manejo de información y los yerros que evidencian la falta de transparencia en sus acciones.

El recuento empieza a finales de abril, cuando el subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell, pronosticó que en el peor de los escenarios, morirían entre 6,000 y 8,000 personas por COVID-19 en el país. Este jueves, las autoridades informaron de 9,044 decesos y 81,400 personas infectadas de  coronavirus; López-Gatell habría destacado dos días antes que se había  estabilizado la mortalidad, al tiempo que la curva de contagios se ha aplanado. 

"De acuerdo a los informes que tenemos, a las proyecciones, ya vamos de salida", dijo, ese mismo martes el presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

Image

La mañana de este jueves todavía incluso, durante la conferencia matutina presidencial, el jefe del estado mexicano, declaró de nuevo en un tono festivo y hasta ramplón, que su gobierno "ya había domado a la pandemia".


Mientras la Organización Mundial de la Salud (OMS) felicitó al gobierno mexicano por la estrategia aplicada para combatir la propagación de la COVID-19, nuestro país se prepara para la reactivación económica y social gradual a partir del primero de junio. 


Medios dudan de cifras oficiales
De cara a esos datos, la gestión de la crisis del coronavirus por parte del gobierno de López Obrador es autocalificada de "exitosa". No obstante, en las últimas semanas, varios medios y asociaciones nacionales e internacionales han advertido de la posibilidad de que las cifras oficiales no correspondan a la realidad.

Al respecto, Armando Talamantes, editor adjunto de Quinto Elemento Lab -una organización sin fines de lucro que impulsa el periodismo de investigación- cuenta en entrevista con DW que, a raíz de los reportajes periodísticos, las autoridades mexicanas "terminaron por admitir que había un número mayor de muertes que no se estaban registrando y explicaron que esto se debía, por un lado, a personas que murieron y que tenían síntomas parecidos a los que causa el coronavirus, pero a las que no se les practicó una prueba y, por tanto, no entraron a los registros oficiales.

Image

 

Y, por otro, a personas que fallecieron probablemente por COVID-19, pero en cuyas actas de defunción se anotó como causa de muerte neumonía atípica".
Quinto Elemento Lab ha documentado incongruencias entre las cifras oficiales y las que reportan algunos estados: en Puebla, Sonora, Yucatán y Tlaxcala se registraron en total casi 200 muertes más que las que dio a conocer el Gobierno Federal.

"Encontramos que existe cierta confusión y diferencias de protocolos entre los estados y el gobierno federal para anotar a aquellos pacientes que han fallecido y han resultado positivos, sospechosos o confirmados de haber tenido el coronavirus", dice Talamantes.

 

Image


¿Cuántas pruebas se realizan?
"Todavía sigue aumentado el número de casos diarios de contagios, al igual que los fallecimientos", señala a DW Rosa María Wong, jefa de la subdivisión de investigación clínica de la facultad de medicina de la UNAM, quien asegura que aún no se ha superado el pico de contagios. 


"Hay varios modelos matemáticos, y algunos han determinado que las primeras semanas de junio serán el momento para alcanzar el punto máximo, y después el descenso", agrega.

Expertos han criticado el bajo número de pruebas de COVID-19 que se realizan en el país. De acuerdo con un reportaje de The New York Times, sólo 0.4 personas de cada mil son testeadas en México. En cambio, el promedio de los países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) es de 23 pruebas por cada mil personas.

"Se aplican pruebas sólo a pacientes graves en los hospitales y, a un 10 por ciento de pacientes con síntomas leves en las unidades de vigilancia estatales", explica la investigadora.


"Una transparencia deficiente"
Por su parte, Talamantes califica de "deficiente" la transparencia del gobierno mexicano respecto a la información relevante para la sociedad. Si bien reconoce el hecho de que, desde el principio de la crisis, se celebren conferencias de prensa diarias en las que se presentan cifras de contagios, muertes, capacidad hospitalaria y otros datos, tanto a nivel estatal como federal, el entrevistado critica, por ejemplo, que no haya suficiente claridad acerca del modelo matemático y epidemiológico que se está siguiendo.

Respecto al número más reciente de contagios confirmados, el gobierno admitió que la cifra real es mayor, "aunque no hay una estimación clara de cuánto más grande", señala.

Asimismo, el experto critica una falta de transparencia en el llamado "sistema semáforo" para indicar el nivel de riesgo de contagio en la fase de reapertura del país. El gobierno "no ha sido claro en las variables que tomará en cuenta para cambiar los colores e informar a la población. Algunos de los casi 2,500 municipios que existen en el país están, aparentemente, libres del virus, pero tampoco se ha informado la cantidad de pruebas que se han realizado en cada uno de esos municipios para saber si efectivamente se ha testeado a la gente".

En opinión de la doctora Wong, "la sociedad civil y académica de nuestro país, así como los gobiernos estatales y regionales han jugado un papel importante en el aplanamiento de la curva". La científica explica que el distanciamiento social se inició desde la segunda semana de marzo en varios estados, así como en la Universidad Nacional Autónoma de México, y fue acatado por varios actores más, como empresarios, académicos y actores de la sociedad civil.

"El gobierno inició la sana distancia hasta la tercera semana de marzo. Todo lo que se ha impuesto ha sido totalmente voluntario, por lo que una proporción importante de la población no cree que el virus exista y sigue haciendo su vida normal. Y ahora esas son las áreas con más contagios y casos. Esto refleja que no hubo una adecuada comunicación", concluye Rosa María Wong. 


hch