"Me quedé sin dinero": García Luna

14/07/2020 - 07:00

Jueces estadounidenses no le creen. De hecho dicen desconocer la medida de autoridades mexicanas para ordenar el bloqueo de cuentas bancarias declara su abogado.

Redacción MX Político.- El exsecretario de Seguridad Pública federal mexicano, Genaro García Luna, actualmente procesado en una corte federal estadounidense por el delito de conspiración contra los Estados unidos en 3 diferentes modalidades vinculadas al tráfico de sustancias, declaró desde el mes de febrero en su comparecencia ante el juez Robert Levy, que no podía disponer de su dinero ni bienes fungibles en efectivo, dadas las restricciones financieras a las que lo había confinado el Gobierno de México, al congelarle sus cuentas bancarias y el usufructo de sus bienes.

El abogado defensor de García Luna, César De Castro, ya habría explicado lo anterior al Juez, abundando en que las cuentas bancarias del que por seis años fuera responsable de la seguridad pública en México habían sido bloqueadas y por tanto no podía disponer de ellas, según lo consigna una detallada nota de Juan Pablo Reyes para El Sol de México en su edición de este martes 14.

Y... ¿Qué significa estar bloqueado en el sistema financiero mexicano? -cuestionó el juez federal en la Corte de Nueva York.

-Lo que significa Su Señoría, según me han explicado, es que no puede usar sus cuentas bancarias, de hecho tampoco pueden su esposa e hijos. No tiene efectivo (cash poor), tiene propiedades que no puede usar, el Gobierno tiene su pasaporte y su Green Card, está bloqueado en el sistema financiero, hay una investigación desde la Fiscalía General mexicana y si fuera a México sería detenido.

 

Image

Desde entonces, García Luna emprendió en juzgados mexicanos una batalla legal en contra de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (UIF) con el objetivo de descongelar sus cuentas bancarias para pagar su defensa en Estados Unidos. Se trata de la cuenta número 0154191005 de BBVA y de la cuenta número 40129912679 de Banco Inbursa, así como de tres tarjetas de crédito con terminación 0404, 5605 y 2372, en los mismos bancos.

Situación que bien pudiera constituir una flagrante vulneración a los derechos humanos del procesado, en Estados Unidos y en cualquier país del mundo. El propio García Luna ya lo expuso en su demanda: "que no existe justificación legal ni constitucional para su inclusión en la lista de personas bloqueadas por la UIF, motivo por el cual se están vulnerando mis derechos humanos", dejó asentado en alegatos.

En el caso de los bienes en Estados Unidos, los propios abogados han explicado a la justicia de esa nación, que según esto, García Luna tiene pocos o ningún activo líquido y, aunque es el propietario mayoritario de dos empresas, desde su detención ambos negocios han perdido todos sus contratos y por tanto han sido cerradas.

Sobre esto, la defensa ha expuesto que su cliente, además de no tener acceso al sistema financiero mexicano, está siendo investigado por actos criminales en México, por lo que si él fuera liberado bajo fianza no tendría medios para escapar.

"No hay base para la creencia del Gobierno de que éste conocido y reconocido exfuncionario público mexicano, de alguna manera obtenga viajes, documentos suficientes y deje atrás a toda su familia y vuelva a México y de alguna manera evada a las autoridades mexicanas.

"Como se señaló anteriormente, si quisiera huir, podría haberlo hecho cuando estas acusaciones se hicieron públicas en noviembre de 2018. No lo hizo y no tiene la intención de hacerlo ahora. Sigue decidido a luchar contra estas acusaciones y establecer su inocencia", estableció De Castro. 


hch