López-Gatell: no culpemos a las personas de los rebrotes de covid-19

21/10/2020 - 07:00

Redacción, MX Político.- El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, pidió no culpabilizar a las personas por los rebrotes de contagios registrados en los últimos días porque, consideró, se debe tener claro que las epidemias generalizadas no se pueden acabar de un día para otro.

 

“No se puede. ¿Queremos? Todos queremos eso, pero es imprescindible saber las cosas como son, con una realidad científica, una realidad técnica. No se pueden evitar de la noche a la mañana. La prueba fehaciente es lo que está ocurriendo en el mundo, en Europa, celebrábamos que ya no tenía epidemia y hoy tiene epidemia nuevamente. Esto tendrá estos ciclos y se debe estar atento a lo que irá ocurriendo”, indicó en la conferencia de prensa vespertina sobre las cifras de covid-19 en México.

 

La mayor contribución para el control de la epidemia es de la sociedad, y lo agradeció desde su papel en el gobierno federal, pues la sociedad mexicana ha sido disciplinada y comprometida, pese a las voces en los medios de comunicación y en las redes sociales que se desesperan o intentan llevar la culpa al otro, a la persona que se tiene enfrente, al que no se puso el cubrebocas o el que está saliendo a la calle.

 

“No culpabilicemos. Insisto, este es un fenómeno de masas. 127 millones de personas habitamos este país, incluidos los niños, quitémosle la responsabilidad a ellos y dejemos todo a los mayores de 18 años.

 

“Pero, somos millones, y entonces en la medida en la que mantengamos atención en los semáforos, a las indicaciones de los gobiernos municipales, estatales y federal, en la medida que nos mantengamos solidarios y en la medida en que seamos atentos al uso de cubrebocas como un mecanismo no solo de protección para mí que lo uso, sino a los demás, en la medida en que lo uso”, señaló.

 

Respecto al semáforo epidemiológico, el funcionario consideró que es una aspiración legítima el pensar en cambiar la alerta en tiempo real o diaria o que en la mañana sepamos qué sucederá por la tarde, al grado extremo, pero hay fenómenos que no necesariamente funcionan así.

 

“Cada mecanismo de alerta tiene su propia lógica metodológica, no solo tecnológica, sino metodológica y tiene que ver con la manera en que funcionan el fenómeno de origen”, indicó.

 

Puso como ejemplo las alertas sísmicas que tienen la capacidad de detectar etapas tempranas del comportamiento de las placas continentales, de los movimientos telúricos, y alertan sobre un fenómeno en que se necesita actuar en minutos para disminuir el riesgo: evacuar los edificios, por ejemplo.

 

“Este fenómeno no es así, porque la intensidad epidémica de ayer, para fines prácticos, es la misma de hoy, a pesar de que llevamos 12 semanas en reducción, la intensidad epidémica de mañana es la misma de hoy, la de pasado mañana es un poquito diferente, pero es muy parecida a la de hoy, y la de anteayer.

 

“Entonces los periodos en que cambia esto son diferentes y se necesita para tener una evaluación más certera un intervalo de días en los indicadores de este semáforo covid-19 de México, tomamos una ventana de diez días que estamos haciendo la evaluación de la tendencia en la ocurrencia de los fenómenos”, explicó.

 

En ese sentido, destacó que las medidas de contención de la epidemia no se han dirigido hacia personas en lo individual, pues se determinó de manera consciente que no se castigaría a la población por no acatar las medidas como la sana distancia o el uso de cubrebocas para evitar la propagación del SARS-CoV2.

 

“Cuando existe un fenómeno como ese, cada persona tiene un papel que jugar y puede contribuir a los contagios o evitarlos. Es muy diferente pensar en individuos en particular que cuando conforman una sociedad. Se tiene que tomar en cuenta la complejidad de conformación de una sociedad que involucran la mentalidad de las personas en conjunto, la cultura, los comportamientos sociales, las restricciones o motivaciones y consecuencias de esos comportamientos”, añadió.

 

Debido a que cada persona tiene experiencias de vida muy diferentes, están determinadas económica, social, cultural y geográficamente y hay que modularlas de alguna manera, en algunos países optaron de manera temprana por acciones de tipo coercitivo, con el uso de cubrebocas o quédate en casa, pero en México se optó por un abordaje diferente, indicó.

 

Esto, dijo, porque consideraron que en la historia reciente se ha abusado del poder público de una manera que ha crispado el ambiente social y es una sociedad polarizada porque existe una enorme desigualdad en la distribución de la riqueza, las oportunidades de acceso y el cumplimiento de los derechos.

 

“En años recientes en México se ha abusado de la fuerza pública y se han violado los derechos humanos. Comprometidos con los derechos, empezando por los universales, decidimos que no era procedente por un ambiento crispado y la ansiedad de un fenómeno como este, que no era conveniente que el sujeto fuera responsable de la acción, sino que fuera un sujeto social, en los espacios donde ocurren la congregación de personas”, consideró.

 

Jam