Jugoso negocio a costa de ancianos, víctimas de las deficiencias de la gestión privada

30/05/2020 - 12:00

Redacción MX Político.- Las residencias para los ancianos se convirtieron en la zona cero de la pandemia de covid-19 en España. Desde el 17 de marzo último, cuando se conoció que 19 murieron en la madrileña Residencia Monte Hermoso y 70 más estaban infectados, han fallecido casi 18 mil 400 hasta el martes 19, lo que supone 66% de todos los decesos por la pandemia en el país, según el registro de la Radio Televisión Española.

La Fiscalía General del Estado inició una investigación –que luego canalizó a las fiscalías locales– al conocerse las múltiples muertes en estas residencias, sobre todo cuando la Unidad Militar de Emergencias (UME) intervino y dio la voz de alarma al encontrar en algunos de esos inmuebles a ancianos conviviendo con los cadáveres de sus compañeros fallecidos por el coronavirus.

Este drama va arrojando luz al modelo con el cual funcionan estas casas de retiro, donde se cruzan oscuros intereses del capital privado que controla 75% de las 5 mil 457 residencias que hay en España.

A lo largo de la última década el sector empezó a ser dominado por los fondos de inversión afincados en los paraísos fiscales en los que se encuentran al menos un fondo de pensiones canadiense, grandes compañías españolas y fortunas europeas, concluye una investigación periodística de InfoLibre, un medio alternativo dirigido por el periodista Jesús Maraña.

Contrasta, sin embargo, que ante los jugosos beneficios que obtienen estas sociedades, el común denominador es la precarización de los servicios que ofrecen en sus centros, con malas condiciones laborales para su personal y una continua falta de insumos para la atención de los ancianos, como lo denuncian desde hace años los familiares, y que en esta pandemia aceleró y profundizó la crisis.

Son más bien “factorías de la atención, aparcamientos de abuelos gestionados con espíritu de eficiencia mercantil, muchos de ellos por fondos de inversión no especializados; su principal característica es la precariedad”, denuncia, a su vez, otra investigación sobre el tema publicado por CTXT (Contexto), otro medio alternativo.

Florentino Pérez de nuevo

Los datos son tan estrambóticos como que uno de los principales grupos constructores del país con presencia mundial, como es ACS, esté metido en el negocio, gestionando 61 residencias para ancianos.

En junio pasado Apro dedicó una edición a los jugosos negocios del grupo ACS en México gracias a las relaciones de su presidente, Florentino Pérez –que también preside el Real Madrid–, con el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El grupo ACS gestiona las residencias vía su filial Clece –documenta InfoLibre–, en la que también aparecen como socios los financieros Alberto Alcocer y Alberto Cortina (amigos del anterior rey, Juan Carlos I), y la administradora de fondos de inversión más grande del mundo, BlackRock, que en México participa en el proyecto de infraestructura energética Los Ramones y en media docena de bloques de exploración petrolera.

También destaca el caso de Ballesol, un grupo que ya brincó el Atlántico y cuenta con una filial en México, donde gestiona un centro para ancianos en el municipio de Corregidora, en Querétaro, se desprende de su propio sitio de internet.

En España, este grupo presidido por Modesto Álvarez y Carlos Álvarez Navarro (dueño de la compañía de seguros Santa Lucía), gestiona 44 residencias. Hacia finales de marzo se registraron 69 decesos en sus asilos madrileños de Alcalá de Henares y Mirasierra.

 

jvg