Los ingredientes del "cocktail pandémico" son variados: Ojeda Mestre

25/05/2020 - 17:36

Alarmantes niveles de ozono en el Valle de México, más incendios forestales, exhalaciones del volcán Popocatépetl e ingredientes directamente vinculados al hombre, como la disminución del servicio de transporte público y el mal manejo de la basura, incrementan el riesgo de neumonía en medio de la pandemia.

Redacción MX Político.- Más de 200 días al año de esta ciudad fuera de la norma en 2019, aunados a que en los últimos días, dentro de la pandemia causada por la nueva cepa del coronavirus Covid-19, han despertado la preocupación de los gobiernos federal y de la Ciudad de México.

Un especialista mexicano, con plena autoridad científica y moral en el tema de la contaminación de la capital de la República Mexicana, es el doctor en Derecho Ambiental, Ramón Ojeda Mestre.

Ojeda Mestre ha impartido más de 300 conferencias en distintas instituciones y gobiernos de México y del mundo y he publicado más de dos mil artículos periodísticos de temas jurídicos, sociales, políticos y económicos, en los periódicos, El Nacional, el Día, el Excelsior, Últimas Noticias, Milenio, El Sol de México, México.com y otros medios.

Es, entre otras decenas de méritos y condecoraciones académicas y profesionales, el padre del "Índice Metropolitano de la Calidad del Aire" (IMECA), en su calidad de titular del área responsable de la ecología y su regulación jurídica, dentro de la estrcutura del desaparecido Departamento del Distrito Federal, bajo la conducción del Maestro Manuel Camacho Solís y en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

 

Image

A 36 años de su creación, el IMECA es el índice que nos permite conocer las condiciones del aire que respiramos en la Zona Metropolitana del Valle de México (ZMVM),  a fin de reducir en lo posible daños a nuestra salud.

Pues es el caso que en los últimos días, los residentes de este gran Valle de México y, no obstante las medidas de confinamiento contra la pandemia que azota al mundo, siguen presentándose altos índices de ozono en el aire y, consecuentemennte, agravan los riesgos de contraer enfermedades de tipo respiratorio, entre ellas la neumonía provocada por la amenaza de la nueva cepa del Covid-19.

 

Image

La mañana de este lunes, dentro del espacio noticioso radiofónico de Ricardo Rocha en Grupo Fórmula, el doctor Ojeda Mestre estableció que todos los elementos han intervenido para que los índices de contaminación no amainen, a pesar de la escasa actividad del hombre en la vía pública.

Dijo que no sólo aspectos de carácter natural han intervenido en este incremento, como lo son algnos incendios forestales cuya aparición se debe en estas épocas indirectamente a la mano del hombre (efecto lupa por cristales y plásticos lanzados como basura a los bosques); asímismo a las exhalaciones de cenizas del volcán Popocatépetl, aunado también a causales directamente vinculadas a la acción contaminante del hombre, como son: la disminución parcial del servicio de transporte público, el mal manejo de la basura y hasta la presencia de vientos contaminados provenientes del noreste de la Ciudad (de la refinería de Tula, Hidalgo), cuyos efectos nocivos se han dejado sentir incluso en los monitores ambientales IMECA de la delegación Miguel Hidalgo, al poniente de la geografía capitalina.

Ante la pregunta expresa del experimentado entrevistador, sobre ¿qué hacer? para evitar que haya tanta contaminación en estos días, en que la principal batalla que libran los habitantes del Valle de México es contra la amenaza pandémica, Ojeda Mestre considera que el ciudadano puede aportar mucho a la solución, como siempre, al tomar conciencia en cada uno de sus actos, públicos y privados, donde haga uso de los recursos naturales vitales, como por ejemplo el agua.

 

Image

Sugiere puntualmente el especialista, reducir los tiempos al bañarnos y al cocinar, a fin de generar menor cantidad de gases reactivos lanzados al ambiente; los famosos Nox, que pueden ser el Óxido Nítrico (NO) y el Dióxido de Nitrógeno (NO2) que, aunque incoloros y tampoco son perceptibles al olfato, son altamente nocivos a la vida en cualquiera de sus manifestaciones y contribuyen al incremento de los niveles de ozono y a la mala calidad del aire que respiramos.

Tomemos conciencia.

hch