Hallan el templo maya más grande y antiguo conocido por el mundo

04/06/2020 - 18:34

Datan de una antigüedad de entre 800 y 1000 años a. C., según lo encontrado por el sistema "Lidar" de detección por medio de láser de la luz y la distancia; revolucionan la narrativa histórica mesoamericana.

Redacción MX Político.- Es un paraje llamado Aguada Fénix, integrado de una plataforma elevada entre 10 y 15 metros, que se extiende 1,4 kilómetros de norte a sur, y desde la que surgen nueve calzadas anchas, situada en la región sur del estado mexicano de Tabasco.

Un grupo internacional de arqueólogos descubrió la estructura ceremonial más antigua y grande construida por los mayas conocida hasta el momento, un hallazgo que revela la importancia del trabajo comunitario desde los primeros momentos de esa civilización.

 

Image

Takeshi Inomata, su volumen, profesor de la Universidad de Arizona  y quien encabeza el proyecto, detalló que el descubrimiento se asienta en una superficie de 3.8 millones de metros cúbicos; es más grande incluso que la Gran Pirámide de Giza, en Egipto (2,6 millones de metros cúbicos) , no obstante es mucho más corta que la pirámide, según se publica en la revista científica estadounidense Nature.

Los científicos deducen que la plataforma habría sido utilizada para rituales y el equipo encontró hachas de jade y otros objetos preciosos en su centro, según refirió Inomata.

 

Image

"El ritual posiblemente involucró procesiones en las calzadas y la reunión de una gran cantidad de personas en la plaza rectangular. Era un lugar de reunión para la comunidad, lo que probablemente los motivó a construirlo", aseveró.

Los mayas fueron una civilización mesoamericana que floreció en México y Centroamérica desde el año 2000 antes de Cristo hasta la época de los conquistadores españoles en el siglo XVI. Son conocidos por sus pirámides más altas y escalonadas construidas en sitios como Chichén Itzá.

 

Image

Los restos, aseguran los investigadores, datan de entre el 800 y 1000 años antes de Cristo. Para revelar la edad, el equipo utilizó un sistema láser de detección por luz y distancia (Lidar, en inglés) a fin de distinguir las formas tridimensionales de los restos arqueológicos, a lo que se sumó una excavación "in situ" y la prueba de datación por radiocarbono de 69 muestras.

"Esta área está desarrollada, no es la jungla. La gente vivía allí, pero este sitio no se conocía porque es muy plano y enorme. Simplemente parece un paisaje natural. Pero con Lidar, se descubre como un lugar muy bien planificado", aseguró el profesor de la Universidad de Arizona Takeshi Inomata , uno de los autores principales del estudio.

Las implicaciones del descubrimiento

El descubrimiento, explicó Inomata, marca un gran cambio en la historia de Mesoamérica y tendrá numerosas implicaciones.

De entrada, modificará la premisa que se tenía de que los Mayas habrían tenido su esplendor en la era moderna (d. C.), cosa que se echa por la borda con este descubrimiento, dado que se comprueba que hay presencia maya a casi mil años previos a la llegada de la era cristiana.

Construido entre muchas personas y sin indicadores claros de marcada desigualdad social, como esculturas de individuos de alto estatus, el monumento sugiere que el trabajo comunitario fue más importante de lo que se creía en el desarrollo inicial de la civilización maya.

También, que "Siempre se ha debatido si la civilización olmeca condujo al desarrollo de la civilización maya o si los mayas se desarrollaron independientemente", destacó Inomata. 

 

Image

 

El estudio, que se centra en una zona clave de la interacción entre las dos comunidades, apunta que Aguada Fénix fue construido durante un período de vacío de poder, una etapa en la que se pudieron intercambiar nuevas ideas, como construcciones o estilos arquitectónicos en varias regiones del sur de Mesoamérica.

Los arqueólogos seguirán con la investigación en la zona y esperan recopilar en el futuro más información acerca de las áreas residenciales cercanas a Aguada Fénix.

Cabe destacar que "Lidar" ha revolucionado el campo de la arqueología de la misma manera que lo hizo el descubrimiento de la datación por radiocarbono en la década de 1940, dijo Patricia McAnany, arqueóloga maya y profesora de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, que no participa en la investigación.

La técnica se basa en pulsos láser, que se emiten desde un avión o dron, y las señales que se recuperan generan datos. El procesamiento de imágenes puede generar modelos de terreno desnudo del que se ha eliminado digitalmente la vegetación.


hch