Acusan que Moreno Valle y Gali Fayad desviaron más de mil 600 millones de pesos en Puebla

22/11/2020 - 21:33

Redacción, MX Político.-  Durante las administraciones de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad como gobernadores de Puebla, se desviaron más de mil 600 millones de pesos a través de 28 empresas fantasma, cuyo desfalco es investigado por la Auditoría Superior del Estado (ASE) y el Gobierno del actual gobernador de la entidad, Miguel Barbosa.

 

De acuerdo con una publicación de Periódico Central, durante las administraciones de los dos exgobernadores poblanos, el Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (Capcee) utilizó 28 empresas para desviar mil 628 millones de pesos, además no solo involucra a esa dependencia, sino a ocho más como las secretarías de Infraestructura y Transportes, Salud, Finanzas, la de Educación Pública (SEP), el Colegio Nacional de Educación Profesional Técnica (Conalep), la Comisión Estatal de Agua y Saneamiento de Puebla (Ceaspue) y el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Puebla (Cecyte).

 

El modus operandi de los morenovallistas comenzó cuando modificaron las atribuciones del Capcee desde el decreto de creación el cual, originalmente establecía que su propósito era construir y rehabilitar espacios educativos, sin embargo, con los cambios se convirtió en un organismo que construyó diversas obras como el Tren Turístico Puebla- Cholula, el Museo Regional de Cholula y las Casas de Justicia.

 

La forma en la que obtenían los recursos se centró en la creación de operaciones simuladas mediante 17 empresas que facturaron ilegalmente al Capcee más de 311 millones de pesos; y la otra forma fue a través de 11 constructoras y Prestadoras de Bienes y Servicios, que tienen en común a los accionistas y representantes legales.

 

Durante las administraciones de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali Fayad, los titulares del Capcee fueron Diego Corona Cremean, Jesús Rodolfo Coronel García de León, Jorge Benito Cruz Bermúdez y Gustavo Guzmán Fernández.

 

Además, los extitulares otorgaron facultades para que empleados de menor rango firmaran los documentos, con el objetivo de simular la construcción de espacios educativos y, por lo que ahora han señalado que no son responsables del desvío de recursos con obras fantasmas.

 

Información de La Octava