Con Semaforo Descompuesto / En opinión de Lilia Arellano

07/08/2020 - 18:22

EL CASTILLO


Redacción MX Político.- Frente a las realidades existentes en cada entidad producto de la pandemia, no queda otra que darles toda la razón a las gobernadores cuando señalan lo fallido del semáforo epidemiológico federal, su manipuleo, la información revelando cifras con las cuales ni ellos, ni los investigadores nacionales y mucho menos los reportes de carácter internacional, dentro de los cuales inclusive se califica a los países de acuerdo al manejo seguido para combatir el letal virus, son considerados ciertos. Ir de un color a otro va de acuerdo con las conveniencias políticas no con la responsabilidad que debiera existir frente a una crisis sanitaria de la envergadura de la registrada en México. Como es sabido, en Coahuila y en Hidalgo debieron haberse presentado elecciones, sin embargo, fueron pospuestas por el brote pandémico y, de acuerdo con el INE, el sería el próximo día 12 cuando se den a conocer los nombres de los candidatos a diputados locales y presidentes municipales en ambas entidades, respectivamente. Las elecciones tendrían lugar el próximo 18 de octubre, pero, el PAN y Morena se unieron para solicitar al INE la suspensión de estos comicios al considerar siguen estando en semáforo rojo, lo cual significa riesgo máximo de contagio. Pero veamos y hagamos comparaciones: Hidalgo cuenta con 2 millones 858 mil 359 habitantes de acuerdo al último censo. Quintana Roo, 1 millón, 501 mil 562 ciudadanos. En la entidad gobernada por Omar Fayad, el número de infectados por COVID-19 alcanza la cifra de 7 mil 271; en Quintanas Roo son ya 8 mil. En cuanto al número de fallecidos, Hidalgo reporta mil 129 y la perla del Caribe mexicano, mil 81. Las diferencias son notables y mientras Hidalgo está en rojo, el estado número uno en materia turística nacional, tiene la parte norte en naranja, justo en donde hay mayor concentración poblacional y por ende más contagios y muertes.

¿Cuál es el criterio que aplica la federación para determinar el color del semáforo cuando se cuenta con número duros, fríos, para ubicar, inclusive, porcentajes de acuerdo al número de habitantes sobre los casos de contagio y muerte? Al parecer en Hidalgo se intenta a como dé lugar suspender los procesos electorales al ser considerados un laboratorio indispensable para lograr que el INE pueda cubrir satisfactoriamente los comicios del año próximo considerando la existencia aún de la pandemia. No se ve disposición de cambiar el color del semáforo y permitir cumplan los ciudadanos con su derecho. En el caso de Quintana Roo, ¿justificar la presencia de trabajadores en los tramos correspondientes del Tren Maya y ante el nulo respaldo económico tanto para el gobierno estatal como para hoteleros y todo tipo de prestadores de servicios, hace la diferencia teniendo un número inclusive mayor de contagios y así se determina el cambio a color naranja?. Solamente la gravedad de la pandemia registrada en el sur ha logrado se mantenga la máxima alerta, o sea el color rojo en esta entidad. ¿Se han sujetado las acciones que debieran ser eminentemente de carácter epidemiológico, en respuesta a las determinaciones del supuesto Consejo de Salud, a órdenes ajenos, a los económicos y ahora, inclusive, a los electorales? Lo anterior ¿bajo el supuesto de llegar a ser estas pretendidas cancelaciones de elecciones lo que rija el próximo año, con las consabidas consecuencias al posponerlas un año más con lo cual estarían incluyendo la aparición en las boletas durante el 2022 de AMLO, al tener esa fecha marcada para llevar a cabo la revocación de mandato?.

Ya se verá si tales interrogantes tienen respuesta y, mientas tanto, otros hilos se mueven y otras gargantas se empeñan en seguir mintiendo. Miguel Torruco, titular de SECTUR, después de casi 20 meses de haber reconfirmado trasladaría la sede de esa dependencia a Chetumal, Quintana Roo, vuelve a prolongar la mudanza y sin decir en cual mes, asegura será en el 2021. En este renglón también los bandazos están a la orden del día. En tanto Fonatur se hace de la vista gorda y permite continúen las obras del Grand Island, les ofrece a los del Gran Solaris canjearles los terrenos ¿también esto se convertirá en autorizaciones selectivas dejando de lado la aplicación de normas y reglamentos? Y para seguir generando caos, resulta que el inicio de los ciclos escolares representaba algún aliciente de producción e ingresos para el sur quintanarroense, aunque no es esto del todo cierto al licitarse los uniformes, las mochilas, etcétera y resultar empresas de otras entidades las ganadoras. Pero, ahora, cuando se confirma será el ciclo escolar 2021 por cualquier otra vía menos la presencial ¿se requiere de uniformes? Parecería ser que no, pero eso no impide se puedan brindar otros apoyos y uno de ellos bien podría consistir en la fabricación masiva de cubre bocas, con todas las especificaciones de rigor y el respectivo visto bueno de la Cofepris. Ante lo prolongado de la pandemia, reforzar con este tipo de fabricaciones a la población local no estaría mal ¿no cree usted?

www.liliaarellano.com

 

- - -

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.