Los Ricos en el Gobierno / En opinión de Jesús Michel Narváez

26/05/2020 - 11:55


• Hoy se dan Cuenta que el Dinero sí Compra la Felicidad
• Casas en la Riviera Maya y Nayarita y Departamento en Houston
• Seis Funcionarios del Actual Gobierno Tienen ese Plumaje.
• Romo, Sánchez Cordero, Ebrard Casaubon y Gertz
• También Jiménez Espriú, Torruco y Durazo Montaño y Bartlett
• ¿Abandonarán los Placeres Económicos por la Justa Medianía?


Redacción MX Político.- Cuando al profesor Carlos Hank González le brotó la honestidad intelectual generó un paradigma que ha prevalecido por lo menos las últimas cuatro décadas: “Un político pobre, es un pobre político”.

Desde entonces quienes llegan a los tres niveles de gobierno llevan, en su mayoría, una cartera llena de dinero y una enorme cantidad de tarjetas de crédito “sin límite”.

Saben que, si son pobres antes de entrar a formar parte de la dorada burocracia o de la plateada y hasta la de bronce, no podrán lucir sus riquezas sin despertar sospechas acerca de cómo pudieron comprar una casa en alguna zona residencial, poseer cuando menos dos autos de lujo y tener departamentos lo mismo en el devaluado Acapulco que en las exquisitas Riberas Maya y Nayarita. Y, por supuesto, elegantes pisos en Houston, Nueva York, París, Madrid y en alguna isla del caribe.

A pesar de la ideología de la justa medianía, que reclama abandonar los placeres económicos para vivir en el paradigma de la espiritualidad, en el actual gobierno federal cuando menos 5 secretarios de Estado, el Jefe de la Oficina de la Presidencia y un director general de una de las dos empresas Productivas del Estado, han sabido que el dinero “si compra la felicidad”.

A los que se les conocen fortunas que permitirían que una quinta generación tenga para mantener un ritmo de vida de high society están Alfonso Romo, jefe de la oficina de la Presidencia; Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación; Marcelo Ebrard, titular de Relaciones Exteriores; Javier Jiménez Espriú, secretario de Comunicaciones y Transportes; Miguel Torruco Marqués, responsable de Turismo; Alejandro Gertz Manero, Fiscal General y Manuel Bartlett Díaz, director de la Comisión Federal de Electricidad.

De Romo se sabe bien su historia. Después de graduarse en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, como licenciado en ingeniería agrícola, se alejó de los jesuitas para ser cobijado por el Opus Dei y los Legionarios de Cristo.

Ciertamente no hay información confiable y verificable de cómo se inició en los negocios hasta convertirse en billonario. Su primera gran empresa fue adquirir en 1987, hace largos 37 años y el hombre nacido en el Distrito Federal en 1950 ya tenía capital para comprar la Cigarrera La Moderna, cuyos principales productos eran Delicados, Boots, Raleigh, Broadway y L&M y que finalmente vendió a British American Tobacco. Después fundó Pulsar Internacional que dedicaba en sus inicios seguros y corretaje y se amplió a la biotecnología agroindustrial y cuyos manejos financieros propiciaron escándalos en Nuevo León y, por supuesto en la Bolsa Mexicana de Valores. Mosanto adquirió Seminis ante el fracaso del empresario por conquistar el mercado nacional e internacional con semillas genéticas.

Aunque su nombre fue mencionado por presuntas acciones fraudulentas, Romo salió sin rasguños y hoy es el poderoso Jefe de la Oficina de la Presidencia de un gobierno cuya finalidad es que nadie se haga rico trabajando como parte de la dorada burocracia y que todos participen en la austeridad republicana. El empresario, sin embargo, no necesita ni siquiera el salario que cobra. Es lo suficientemente adinerado como para tomar su empleo como un verdadero hobby con poder.


UNA MUJER AL VOLANTE


De la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero se conoce parte de su historia. Pero además de haber sido la primera mujer notaria en el Distrito Federal, es productora de cítricos y su marido, Eduardo García Villegas, es titular de la notaría 15 de la capital del país.

En diversos medios de comunicación han aparecido fotografías de la residencia de la titular de Gobernación. Ubicada en las Lomas de Chapultepec, se observa la elegancia, los bien cuidados jardines y el exquisito mobiliario. La pareja posee un departamento en Houston y otras propiedades. Pobre, lo que se llama pobre, no es doña Olga y por tanto no califica para ninguno de los programas sociales del Gobierno federal.

Marcelo Ebrard, ha vivido permanentemente en la Condesa y Roma Norte. Se habla sin confirmar que es propietario de Eco-​Bici y que tiene acciones en las empresas que se concesionaron en el sistema de parquímetros.

Aunque se abrieron investigaciones por supuestos sobreprecios en la construcción de la Línea 12 y en la adquisición de los trenes, el gobierno de Miguel Ángel Mancera no logró comprobar ninguno de los señalamientos.

Ebrard forma parte de una familia con recursos económicos y durante su vida política nunca se le comprobó nada ilegal. Discípulo de Manuel Camacho, es un político completo y virtualmente poliglota. Sus nexos con los Demócratas en Estados Unidos están confirmados (y también con varios republicanos). Participó como asesor de Hillary Clinton en las elecciones de 2017.

Como canciller no solamente atiende los asuntos de la política exterior sino del T-​MEC, coordina las acciones dirigidas a frenar el Covid-​19 y recientemente mostró sus habilidades para comprar equipos sin intermediarios, lo que confirmó el sobreprecio en ventiladores comprados por el IMSS de Hidalgo.

Otro de los funcionarios del gabinete de López Obrador que se ha visto en problemas por “ocultar” propiedades y tener acciones en empresas, ha sido Javier Jiménez Espriú, titular de Comunicaciones y Transportes.

En febrero de 2019 y ante la publicación del hecho que realizó Reforma, el servidor público aclaró:

1.- El inmueble al que hace referencia el diario Reforma, fue adquirido por mi esposa en 1992.

2.- En 2016 fue donado a una sociedad estadounidense en la que –con toda transparencia– fungí como administrador, asunto que es del dominio público.

3.- De manera previa a mi regreso al servicio público, las acciones de esa sociedad, que se encontraban a mi nombre, pasaron a la propiedad de mi hijo Javier Jiménez Gutiérrez.

4.- En consecuencia, si bien Javier Jiménez Gutiérrez se desempeña como administrador de tal sociedad, su servidor no tiene relación alguna con ella.

Por lo anterior expuesto, el inmueble en mención no fue reportado en la declaración patrimonial de su servidor”.

En junio de 2018, José Antonio Meade denunció que La familia política de Javier Jiménez Espriú e incluso su esposa son socios de la empresa mexicana Idesa que está asociada con Braskem, una filial de Odebrecht que participa en el complejo Etileno XXI, productor monopólico de polietileno en México y que ha provocado pérdidas millonarias a Pemex.

El dato fue desmentido y el ahora titular de la SCT acusó al entonces candidato de la alianza del PRI, de difamar su buen nombre.

“Mi señora es tía del actual presidente (de Idesa) y tiene acciones que le dejó don Pascual, pero yo no tengo relación ninguna con Odebrecht”, dijo Jiménez Espriú, en entrevista con Verificado 2018.

El colaborador de López Obrador negó tener cualquier vínculo con Idesa y “mucho menos” representar los intereses de Odebrecht y calificó de “difamación” lo dicho por José Antonio Meade.


LOS NEGOCIOS DE DURAZO


Alfonso Durazo Montaño, secretario de Seguridad Ciudadana (federal), fue cercano a Luis Donaldo Colosio y sigue siendo de Esteban Moctezuma Barragán, de quien fue su coordinador general de comunicación social en la Secretaría de Gobernación, cuanto el potosino ocupó el cargo en el gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León.

Es hombre de negocios. Durante años ha sido –o fue, no se sabe bien a bien– concesionario de la Modelo –cerveza Corona y otras marcas– en Sonora. Oficialmente Durazo no forma parte de los pobres del país y tampoco es partidario de la austeridad franciscana.

De Miguel Torruco Marqués, dos veces secretario de Turismo primero en el gobierno de Mancera y ahora en el de Andrés López Obrador, ha sido un empresario del sector desde hace cuatro décadas.

A los 25 años de edad fundó su propia escuela: la Panamericana de Hotelería y es integrante del Grupo de Expertos de la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Durante 45 años formó a 19 mil especialistas en hotelería y gastronomía, lo que habla de su capacidad en el ramo. Es consuegro de Carlos Slim. Así que, Torruco Marqués tampoco tiene derecho a la pensión universal, aunque cuente con la edad: cumple 70 años en septiembre.

El doctor Alejandro Gertz Manero es de la clase alta y de siempre. De acuerdo con Wikipedia es egresado de la Escuela Libre de Derecho y es doctor en Derecho por la UNAM. Ha sido profesor en el ITAM, en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, la Universidad Anáhuac, en donde también fue Coordinador de la Carrera de Derecho, en el Centro de Restauración del Patrimonio México-Unesco. Asimismo, fue fundador y director general del Instituto Técnico de la Procuraduría General de la República. Ocupó el cargo de presidente de la Federación de Instituciones Particulares de Educación Superior, A.C. (FIMPES); actualmente es presidente del Consejo Directivo del Centro Nacional de Evaluación de la Educación Superior, A.C. (CENEVAL), la National Ambient Moratory Bivalent Latin Arts (NAMBLA) y rector de la Universidad de las Américas de la Ciudad de México.

Y en el sector público trae una historia que contar: coordinador nacional de la campaña contra el narcotráfico en 1976, a través de la Operación Cóndor. Fue secretario general del Instituto Nacional de Antropología e Historia, procurador federal de defensa del trabajo y adquirió notoriedad como secretario de seguridad pública del gobierno del Distrito Federal, durante las administraciones de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y Rosario Robles. Fue designado por el entonces presidente electo de México, Vicente Fox titular de la recién creada Secretaría de Seguridad Pública del gobierno federal, de la cual fue el primer titular.

A sus 80 años de edad, Gertz Manero puede presumir que nunca ha sido señalado por ninguna persona, empresa o institución de no haber cumplido a cabalidad con las encomiendas a su cargo.

Y el broche de oro es para Manuel Bartlett Díaz. Animal Político –en el sentido socrático-​, el poblano se especializó en la ciencia política e incluso obtuvo su doctorado –que jamás presume– en la UNAM.

Se desconoce formalmente de dónde salió su fortuna, porque en su currículum no aparece como empresario en ningún momento de su vida. De estar en la política pasó a ser catedrático y después regresó para nunca jamás irse.

Fue Secretario de Gobernación –se cayó el sistema– y de Educación Pública para dejar el cargo posteriormente y ganar las elecciones para gobernador de Puebla. Después ha sido dos veces senador. Hoy dirige la Comisión Federal de Electricidad.

El periodista Carlos Loret de Mola realizó un reportaje sobre la riqueza de Bartlett y expuso en su trabajo que poseía 27 propiedades con un valor sumado de mil millones de pesos.

La secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, realizó la investigación del caso y concluyó que no había nada ilegal, toda vez que las propiedades no están a nombre del titular de la CFE.

Como fuere, Bartlett forma parte de los políticos que trabajan por gusto. Tiene suficientes recursos para vivir los años que le quedan de vida.

Como se advierte en este trabajo, parte –porque no hay información en la Plataforma 3 de 3– del gabinete legal y ampliado del gobierno federal no se incluyen en la pobreza franciscana.

Hank González hizo escuela.


LA RESPUESTA DE MORENA


Sin que viniera al caso, el presidente interino de Morena, Alfonso Ramírez Cuéllar propuso que al INEGI y al SAT se le dotaran de nuevas herramientas para “censar a los ricos”.

Ante la avalancha de críticas de todos los sectores, el presidente López Obrador la rechazó.

“Se debe de mantener privada la información de las personas, la obligación de dar a conocer el patrimonio es exclusivo para los servidores públicos”.

En su conferencia matutina del 19 de mayo, expresó: “Por eso no considero conveniente esa propuesta, lo mejor para que no haya tanta desigualdad, lo mejor es que el gobierno ayude, para que la mayoría de mexicanos vaya escalando y no se profundice en la desigualdad social”.

Ramírez Cuéllar justificó su propuesta equiparando el censo de la pobreza que realizan el INEGI y el CONEVAL. El objetivo es que los visitadores del primer organismo ingresen a los domicilios de los “ricos” y recorran las residencias y observen qué tan potentados son.

Y para el SAT se le dotaría de más dientes para que haga lo propio.

El senador Ricardo Monreal también rechazó la propuesta y confirmó que no hay en la Cámara Alta ninguna iniciativa sobre el particular.

El dirigente de Morena no busca conocer la riqueza de los servidores públicos que son, a la vista de todos, los que cuentan con mayores recursos económicos.

Sin embargo, Ramírez Cuéllar convocó a conferencia de prensa en la que anunció su regreso a la Cámara de Diputados para, en ejercicio de su derecho como legislador, presentar la iniciativa. Y contra lo que se presume del control que el Presidente tiene en Morena, el dirigente del partido lo enfrentó abruptamente y señaló que no es florero y que su lucha ha sido siempre la misma: que los ricos paguen más.

No obstante la amenaza se “censar a los ricos” ninguno de los considerados así como Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, Germán Larrea, Antonio Ruiz del Valle, Alberto Baillères, Carlos Hank Rhon, Roberto Hernández y María Asunción Aramburuzabala, entre otros, no han levantado la voz para nada.


 

- - -

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.