Mi ciudad es mi casa / En opinión de Marta Lamas

20/09/2020 - 05:00


Redacción MXPolítico.-  La semana pasada el secretario de Gobierno de la Ciudad de México, José Alfonso Suárez del Real, llevó a la Cámara de Diputados el segundo Informe de Labores que Claudia Sheinbaum presentará este jueves 17. Lugar importante en dicho informe tendrá su explicación sobre cómo la pandemia la obligó a concentrarse en dos áreas de atención prioritaria: 1. el reforzamiento a los servicios de salud, y 2. La generación de apoyos económicos para la población y las empresas (créditos, seguro de desempleo, vales de alimentos, etc.). Esto implicó adecuaciones y gastos extraordinarios que llegaron, durante el segundo trimestre, a 4 mil 900 millones de pesos.

2do Informe de Gobierno
Junto a esas dos áreas prioritarias, el Gobierno de la CDMX ha seguido trabajando en otras seis: a) igualdad de derechos, b) ciudad sustentable, c) más y mejor movilidad, d) CDMX capital cultural, e) cero agresión y más seguridad y f) ciencia, innovación y transparencia.


Al día siguiente de la entrega, el miércoles 2, Sheinbaum dio a conocer su Plan de Reactivación Económica para el Bienestar de la Ciudad. Nuestra gobernadora señaló que ante la pérdida de empleos provocada por la pandemia de covid (calculados en alrededor de 220 mil) este plan aspira a generar 330 mil empleos de aquí a 2021. Con ellos se tratará de fortalecer proyectos estratégicos, no sólo para la economía sino, sobre todo, para lo que ella calificó como “el bienestar de las familias”, que implica seguridad, mejor movilidad y calidad de vida.

Este plan tiene 10 ejes estratégicos que enumeraré brevemente.

El primero es el relativo a los derechos sociales e incluye las becas, las pensiones y otros apoyos sociales, así como la apertura de una línea de microcréditos; el segundo es el de la inversión pública que se destinará a la reconstrucción de viviendas, a obras de infraestructura educativa y social, así como instalaciones sanitarias y parques, con la consiguiente generación de empleos; el tercero implica 580 proyectos de construcción a cargo de la iniciativa privada, con lo cual se espera generar más de medio millón de empleos; el cuarto es la revitalización del centro histórico, con una meta en la redensificación de viviendas y una inversión de 270 millones de pesos; el quinto es un proyecto de “reindustrialización” de Vallejo, que incluye un Centro de Desarrollo e Innovación Tecnológica junto con un programa de desarrollo urbano.

El sexto consiste en convertir a la CDMX en una meca del turismo, para lo cual se promoverán museos, restaurantes, hoteles y otros servicios turísticos y se buscará la certificación de safe (segura) que da el Consejo Mundial de Viajes y Turismo; el séptimo eje beneficia a quienes tienen que hacer trámites y consiste en su simplificación, además de la digitalización de los documentos personales que siempre piden en las oficinas gubernamentales (acta de nacimiento, CURP, etc,); el octavo es un proyecto estratégico con obras para el mejoramiento de la movilidad en la zona oriente de la CDMX, y con la conexión con el nuevo aeropuerto, que incluye un tramo de viaducto elevado. También en este eje se encuentra la renovación de la feria de Chapultepec; el noveno trata acerca del aprovechamiento de los residuos urbanos, entre ellos los de la construcción, y el objetivo es no sólo un ahorro que mitigue costos sino también el uso sustentable y ecológico de los residuos; finalmente, el décimo eje consta de 15 mil empleos temporales, que se enfocarán a limpieza del espacio público y cuidado de las áreas verdes.


No es poca cosa que en la presentación de su Plan de Reactivación Económica Sheinbaum estuviera acompañada del presidente del Consejo Coordinador Empresarial, Carlos Salazar Lomelín; del presidente de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, Enrique Téllez, y del presidente del Consejo Mexicano de Negocios. Si bien la presencia de estos personajes fue un mensaje potente, el hecho de que todos los puntos de dicho plan se articulen a partir de sus dos principios guía –la innovación y los derechos– fortalece su “estilo de gobierno”.

En relación con este “estilo”, Natalie Kitroeff, de The New York Times, publicó un reportaje el sábado 5, donde destaca “el delicado equilibrio” que la jefa de Gobierno ha mantenido con AMLO.

Según Kitroeff, la estrategia de Sheinbaum ha sido “seguir los preceptos de la ciencia, mientras se niega a criticar al presidente”. La periodista recoge las palabras de la jefa de Gobierno: “Voy a cumplir con lo que yo creo” al mismo tiempo que señala que AMLO le dijo: “Siempre ponte de acuerdo con Hugo”.

Aunque la tarea no ha sido fácil, pues sus perspectivas difieren, Sheinbaum reconoce que se han tratado de coordinar, puesto que aunque exista “una diferencia particular del uso del cubrebocas o no, de si hacer más pruebas en determinado momento o no, eso es menor frente al fondo de la transformación de nuestro país”. Y Sheinbaum dice: “Yo no voy a entrar en contradicción con el gobierno de México”.


Y así, sin confrontarse por algunas diferencias, lo que sí está haciendo Claudia Sheinbaum es mostrar su “estilo de gobernar”, que articula su formación científica y su visión de izquierda y que trabaja para hacer realidad un lema de su gobierno: “Mi ciudad es mi casa”.


Autor: Marta Lamas 


 
- - -

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.