De memoria Los harapos… Hay un guiso cubano... / En opinión de Carlos Ferreyra Carrasco

13/01/2021 - 10:10

 

Los harapos…

 

Redacción MX Político.- Hay un guiso cubano, ropavieja, que se hace con carne desherbada, jitomate, cebolla, ajo y no sé qué más. Es sabroso, me gusta mucho y lo he saboreado en un pequeño comedero, cinco mesas, seis a lo sumo, a la vuelta del Sanborns que está frente a Turismo en Polanco.

Seguro estoy de antojo porque creo que no tiene nada que ver, pero me sugiere los métodos electorales de Morena y de su chef, Andrés Manuel López Obrador.

La ropavieja no requiere ninguna ciencia culinaria, el gusto del comensal marca las cantidades de cada ingrediente: se desmenuza la carne y se le van agregando los elementos que le darán sazón. O sabor.

Así imagino el método de selección de candidatos en Morena y en sus partidos rémoras o satélites para que no se ofendan y se sientan además elegantes y modernos.

En las elecciones en las que llegaron los 500 vagos de los cuales más de 450 quieren repetir, Morena hizo una rifa de puestos plurinominales. No se premió la militancia, tampoco la lealtad ni el trabajo social o partidario. No, como acto anticipado de lo que ha sido el gobierno, se hicieron loterías.

Lo mismo que sucede con el avión que se rifó fraudulentamente, así los diputados producto de la fortuna, han permanecido en tierra, inanes, congelados, sin ideas ni aportaciones sólo acechantes en espera de sus ingresos: 328 mil para el fin del año, dieta o salario base, compensaciones, pago por asistencia, apoyo para tareas sociales, respaldo publicitario y gastos personales que oscilan entre la gasolina de sus vehículos, casetas y vías elevadas gratis, mantenimiento de los automotores a su cargo, restaurantes y visitas ciertamente esporádicas a bares y reventones. La gloria en la Tierra.

El promedio mensual con prestaciones, de un Padre de la Patria se eleva a 150 mil pesos. Para llegar a tal disfrute desviaron atención y recursos en determinados rubros. Cuando se estableció el apoyo por asistencia, se pensaba en auxilio a la sociedad, pero los listos lo convirtieron en premio por ir a cumplir con su obligación.

Experiencias cercanas y lejanas demuestran que las candidaturas de personalidades del espectáculo en todas sus variantes, son indispensables para conservar ese inestable equilibrio que garantice el registro partidario. Más allá no significan nada.

Antes bien, La Corcholata Carmen Salinas quejándose del dinero que dejaba de ganar por perder su tiempo en un teatro del absurdo, la Cámara de Diputados, mientras en el circuito farandulero la esperaban con ansia para disfrutar sus dotes histriónicas.

Peor El Quasimodo Cuauhtémoc Blanco, que no se afana en asuntos que ni siquiera son de su interés, mucho menos de su incumbencia, un sujeto, se dice que de origen ibérico como jamón de puerco, se encarga de desorganizar al estado de Morelos, sumido en la corrupción y territorio propicio para la delincuencia. Organizada o improvisada.

Nada que añadir al rústico actorcete encargado del tema cultural en la Cámara Baja. Si sus mentores hablan de Mamado Nervo, de los diez mil años de existencia de México país, pues nada debe conmoverlo ni inquietarlo.

La cacería actual se ha limitado a la atracción de histriones, un portero de fútbol por allá, un cómico de la legua por acá, un seguidor sin oficio ni beneficio acullá y desde luego habrá que esperar al índice sagrado para ver quiénes sí y quiénes no estarán en la nómina de repetidores.

Astuto, el destape del tuerto de las mañaneras. El hoy covidoso Molécula está en la orillita para perder su oportunidad, aunque dicen que como la Arvide, aspira a cargos más estables y duraderos dentro de las jerarquías. Personalmente y siempre cubriéndome con el refranero popular, lo veo muy ojón para paloma.

Se vienen tiempos tristes para los ciudadanos que estaremos en medio del bombardeo publicitario y las incongruencias de nuestros hombres públicos. Duele calificar a nuestros legisladores como representantes populares, pero estamos en México el país imposible que, sin embargo aquí está. Esperemos que siga estando después d las elecciones…

Leo por alguna parte que los jumentos son animales de gran inteligencia. De ser así, creo que no debemos volver a compararlos con legisladores, los burros merecen respeto… porque además son muy chambeadores.

 
 

- — -
 
 
 
Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.