Habra Grito…¿de dolor? Medicina Para Malinchistas / En opinión de Lilia Arellano

31/07/2020 - 16:18

EL CASTILLO


Redacción MX Político.- Dos “magníficas” noticias nos trajo este jueves 30 de julio. Habrá Grito y vacunas contra coronavirus para todos. Con eso es más que suficiente para dejar a un lado el circo de la familia Lozoya, cuyo protagonista principal no es Emilio “N” sino don Emilio Lozoya Thalman, dispuesto, por segunda ocasión a entregar a quien, en el pasado, fuese su gran cuate:Carlos Salinas de Gortari.

También, semejantes noticiones nos permiten olvidar el descenso en la economía, el cual alcanzó un porcentaje no visto en la historia del país: menos 18.5 por ciento del Producto Interno Bruto según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía en donde, haciendo comparaciones con el trimestre anterior, la cifra detalló un 17.3 por ciento. Obviamente ni quien tenga presente a los 418 mil contagiados y los 46 mil muertos según cifras oficiales las cuales pueden ser multiplicadas por tres para acercarlas a la negra realidad.

Esa frase “habrá vacunas para todos”, permeará lo suficiente en la clase fanática de la 4ª T, permitiendo prevalezca por encima de los errores cometidos al momento de autorizar reformas muy amplias, suficientes como para hablar de la nueva ley de adquisiciones, arrendamientos y servicios al sector público, la cual habrá de escribirse durante mucho tiempo en minúsculas. No parece importar el desempleo que tal ordenamiento traerá aparejado al autorizar compras de medicamentos exclusivamente en el extranjero, sin licitación alguna de por medio y eliminando cualquier tipo de revisión sobre la calidad, vigencia, aplicación de los mismos. La Coparmex hizo un primer señalamiento sobre la puerta, abierta de par en par, para llevar a cabo la práctica tantas veces cuestionada y aborrecida: la corrupción.

Una gran cantidad de laboratorios y de empresas en las cuales se producían medicinas con el registro de marca extranjera cerrarán y con ello se presentarán liquidaciones de trabajadores al por mayor. Las acciones ligadas a la corrupción no son exclusivas de los mexicanos, son propias de los humanos y nada nos garantiza no se lleven a cabo sobornos al estilo Odebrecht ahora en un área tan sensible como lo es la de la medicina. Tampoco existe la garantía de no recibir medicamentos fuera de circulación en los países vendedores y la salida puede deberse a distintas causas, de entre ellas, tal vez la de mayor peligro, sea por los efectos secundarios que producen. Eliminar una supervisión, si se quiere mediocre pero existente, de la Cofepris, acarreará consecuencias, todo es cuestión de esperar y no mucho tiempo.

Tomar como excusas las vacunas contra el COVID-​19 es otro reprochable, por perverso, argumento. Le dan vueltas y vueltas a la permanente escases de medicamentos y ésta se debe en parte a la falta de dinero en las arcas públicas.

Esa es una causa más de la prisa por deshacer todos los fideicomisos, sin previa revisión, sin checar cuales son prácticamente intocables por lo que representan en determinados momentos y a cuales puede echárseles mano. Unos muy cuantiosos e intocables son los petroleros, pero de esos no quieren ni escuchar hablar, mencionar, exigir aparezcan y se disuelvan porque son producto de un negocio a futuro de quienes los formaron cuando los excedentes petroleros eran pródigos en producción y copiosos en sus ventas, además de lo elevado de los precios del combustible en el mercado mundial.

Habrá Grito y tal vez se escuche como nunca antes porque podría tener de fondo el lamento de, para ese entonces y de acuerdo con el promedio diario –siendo muy optimistas-, de cientos de miles de gargantas; el ahogado sonido gutural de los huérfanos, las viudas, las madres, las abuelas, las familias incompletas por la pérdida de uno o más de sus miembros como consecuencia de una pandemia cuyo culpable no es quien agitará el lábaro patrio, pero si es del responsable de un manejo erróneo, equivocado, sostenido con el insulto lanzado a todos los mexicanos: “nos vino como anillo al dedo”.


www.liliaarellano.com


 

- - -

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.