El Cuento al Revés que López Obrador Cuenta otra Vez / En opinión de Gilberto Celis

03/06/2020 - 11:53


Redacción MX Político.- ¿La mano que mueve la cuna, será la misma que escribe el cuento al revés para contarlo otra vez? Digo, porque Miguel de la Madrid desde el GATT y Carlos Salinas desde el TLCAN buscaban tener el poder ejecutivo federal al menos 18 años para lograr imponer el Modelo Econṕmico Neoliberal; y no solo lograron el doble, 36 años, seis sexenios, sino que va en la Cuarentena.

Entre el actual tiempo Peje4trero y el de los neoliberales, hay tanta historia de sexenios de conquista presidencial que atraen y que después, al perder originalidad, se vuelven atemporales y el fin es continuidad del principio.    

— ¿O sea que lo de antes alimenta después la esperanza que a su vez despierta en cada uno el deseo de transformarlo en bienestar?

— Si, y como cada uno tiene su  propia visión, cada quien tiene la impresión de ser el actor principal de esa trasformación que es principio y fin a la vez.

— Al menos todavía hay esperanza

— De eso se trata, que vea una dirección distinta al final; donde  todo ha cambiado, para que todo siga igual.

–- Claro, lo que debe haber se convierte en el haber sido que alimenta otro sexenio mas de  lo que puede haber.


Gobernante-Dios, Predicador-Pastor

Sabe, nuestros antepasados originarios tenían a sus dioses, pero la veneración era a través del Emperador y los sacerdotes. Al transcurrir del tiempo y contrario a lo prometido, el poder mina a los hombres y liberados del compromiso contraído, en un momento dado, los hace sentirse tan poderosos como el mismo Dios que veneran. 

— Y los compañeros de aventuras, debotos afiliados, cubiertos por el velo piadoso de la conversión de PRI, PAN, MC, PVEM, PT, PRD, a MoReNa, revocan el azar y le imprimen carácter de virtud en la gracia del que ahora  dispone de la autoridad sagrada sexenal.


Huitzilopochtli, Coyolxauuhqui 

Sobre ese poder casi divino que mina a los hombres  y cuya conducta hoy día parecen asuntos de psiquiatra, un día, en el Cafe Leo, a un lado del periódico Novedades, la plática  con don Luis Bojórquez fue sobre el prólogo escrito por el presidente José López Portillo y servia de introducción  en un libro editado por el Banco de Comercio; cuando era su director don Manuel Espinoza Yglesias.

“...Y yo tenía el poder para rescatar el espacio y redimir tiempos nuestros. Poner junto a la plaza donde está el templo del Crucificado, el de la descuartizada. Desconcertantes caminos de sangre de esta humanidad nuestra...”

Esto es referencia a la enorme piedra descubierta por un grupo de trabajadores de la Compañia de Luz y que representa a Coyolxauuhqui y tras asegurar que posiblemente no habría otra oportunidad de darle dimnesión a las proporciones centrales de nuestro origen, López Portillo asienta:

“...Y pude hacerlo. Simplemente dije: Expropiense las casas...”
Luego  ya sabemos, se conformó el Centro Histórico de la Ciudad de México y finalmente JoLoPo nacionalizó la banca y luego los dioses se vengaron al igual lo hicieron contra todos aquellos que tuvieron la osadía de hollar el templo de Huitzilopochtli. 

— Y así, en el disfrute sexenal de un poder casi divino, el presidente López Obrador redime compromisos y pudo hacerlo. Simplemenet dijo vía libre al Tren Maya y al Tren del Istmo.

— Un cuento Maya-Zapoteca al revés, que se cuenta otra vez.

--- Por eso le digo.           

comunicacion_mra@hotmail.com


 

- - -

 

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.