Barbosa y el negocio de la educación privada / En opinión de Jorge Miguel Ramírez Pérez

26/05/2020 - 11:55

Redacción MXPolítico.- Todos los días alguien se encarga de promover el terrorismo político entre los ciudadanos que escuchan, leen o perciben las noticias. 

Este fin de semana fue el político ahora morenista Miguel Gerónimo Barbosa, que cobra como gobernador de Puebla el que sacó una nueva Ley de Educación en el Estado de Puebla, mediante el mayoriteo de los morenistas y aliados en el Congreso local, al modo de una bola de humo, sin ningún tipo de consultas ni siquiera simuladas; en la que manifiesta que el control sobre los planteles de educación privada en la entidad serán atribución de las autoridades estatales, incluso sus instalaciones formarán parte del sistema educativo gubernamental. 

La redacción de la especie de suyo, violenta los procedimientos legales, en el entendido que él es abogado y sabe a que atenerse; porque, así como se presenta, se inscribe una expropiación de hecho de los bienes privados, sin una exposición obligada que expresa los supuestos de la doctrina del “interés público” como se determinaría legalmente, aunque nunca con justicia, el despojo de bienes ajenos. 
La disposición se extiende a impedir aumentos de las cuotas, a las condicionantes de compra de uniformes y materiales, y pone sobre las cabezas de los empresarios educativos multas por reincidencias, elementos todos que los afectados ya declararon interpondrán recursos legales para su defensa. En ese pleito legal se pierde tiempo valioso, porque no van a ceder lo que iniciaron. 
El tema es viejo, pero les cayó como “anillo al dedo” la coyuntura -que no se va- del covid 19, para desestructurar el sistema educativo privado que le achacan los radicales ( es decir, todos) de la 4T, uno de los orígenes de la desigualdad. 
Y no se equivocan porque cualquiera que conoce la mejor escuela pública y la compara con la más mediocre escuela privada, concluye que las primeras salvo contadas y honrosísimas excepciones, empujan a los educandos a la anarquía, y a reforzar las actitudes anticivilzatorias; es decir, no se les corrige a los muchachos su estado semi salvaje y violento en palabras y actitudes
En las otras escuelas que son negocio, en aras de una ganancia hay un esfuerzo por retener a la clientela, o lo había antes del corona Vid 19, por lo que el enfoque es distinto y asumen mas o menos aportarles algo educativo y formativo, a quienes en última instancia, les proveen de sustento y de ahí se va acentuándo la diferencia. 
La escuela pública no solo carece de instalaciones elementales, de baños y de agua potable en la mayoría dse los planteles. No hay ventiladores y las instalaciones de aire acondicionado son excepcionales y viejas. Las oficinas que han manejado la provisón de instalaciones edcativas han dejado muchos millonarios, escasos benficios. 

Pero no son las condiciones materiales las que escacean, es el desprecio y desinterés de padres, maestros y educandos por conservar las instalaciones, no les importan. Se trata de arrasar lo que se tiene sin que los maestros puedan corregirm porque los padres amenazan a los maestros con cualquier pretexto. Y éstos solo están interesados en los préstamos y en obtener canongías de parte de los voraces sindicatos. Y nada los va a cambiar.
La escuela pública tiene una mega burocaracia federa y estatal que devora lo que debía ser para la educación propiamente dicha. Los grupos de presión ateos, manejan los temas de enseñanza y estamos en ceros en lo que se refiere a la aritmética. La educación pública decayó desde mediados del siglo pasado, no saca la primaria muchachos que sepan leer y escribir, ninguno con una ortografía regular. Uno solo.
Los muchachos no saben en su inmensa mayoría sumar, restar, multiplicar, dividir y fracciones. No saben una palabra de geografía y ciencias naturales. Pero ya los quieren convencer a las niñas que sean niños y viceversa. Puras tonteras absurdas,
Ahora con el covid19 amigo, ya te diste cuenta amigo, que las autoridades en general y las educativas en particular no están a la altura; y sobran miles, decenas de miles de burócratas en la Federación y en los estados, que no hacen absolutamente falta. Con ellos o sin ellos es igual.
Lo de Barbosa como otras de sus expresiones, es la impotencia del rencor la que le causa un resentimiento profundo a todo lo que huela a clase media, la que le produce odios explicables unicamente por siquiatras especializados. Pero tienen el poder, no saben para que pero lo tienen, se lanza en contra de las escuelas particulares porque además se ponen de pechito, a modo que los acaben.
Porque todas las escuelas privadas en vez de tener la estrategia de salvar las instituciones y pedir la colaboración de sus clientes, poniéndose en sintonía de la gravedad de las circunstancias que nos han afectado a todos, derrumbando empleos y negocios. Se vuelven inflexibles, dan limosnas de decuentos, desconsideran la catástrofe.
Y lo primero que deben hacer es ofrecer el 50% o más de descuentos en tanto que ha sido muy irregular la prestación de los servicos educativos, y ellos, ellos también tienen que perder donde perdemos todos: un poco, un tiempo en lo que nos adaptamos. 
Pero la dureza de pensar con cabezas metalizadas no solo le abren la puerta a los resentidos con poder como Barbosa, sino fincan la caída de sus negocios porque la cerrazón nos lleva a los padres a tener que descender los escalones del deterioro social para beneplácito de los envidiosos profesionales, y claro, que no es por voluntad,  sino porque hay codicia e incomprensión de los fines empresariales.      


Autor:  Jorge Miguel Ramírez Pérez


- - -

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.