Alianza entre artistas para el “semáforo verde”

29/06/2020 - 18:05

Redacción, MX Político.- A tambor batiente, grupos artísticos, promotores e instituciones educativas trabajan la “nueva normalidad” bajo un proyecto de empresa cultural “mixta” con la alcaldía Cuauhtémoc para reactivar teatros, museos, casas de cultura, galerías, foros independientes y espectáculos en plazas para todo público.

 

Arte Obrera (ArO), Tepito Arte Acá (Teatro con Identidad) y la Universidad del Claustro de Sor Juana son algunos miembros del Consejo de Fomento a la Cultura en la Cuauhtémoc, cuyo alcalde Néstor Núñez López concertó en encuentros sobre políticas del arte y que se presentará apenas encienda el semáforo verde “en septiembre patrio”.

 

El 76% de la infraestructura cultural de la Ciudad de México se encuentra ahí, asegura este abogado –nacido en 1980– con maestría en Democracia y Parlamento por la UNAM:

 

“Teatros, museos, parques, monumentos históricos y turísticos están en territorio de la Cuauhtémoc, incluyendo el Centro Histórico. Acá está la Plaza del Rock’n’Roll, la del Danzón, la Plaza de las Tres Culturas y la Plaza de la Aguilita, donde se fundó la ciudad de México-Tenoch­titlan; somos el corazón de nuestra nación. Tenemos un crecimiento económico de 26% del Producto Interno Bruto (PIB) y ninguna otra zona del país posee esas condiciones en lo cultural, histórico, político, económico o social. Sobrepasamos los 541 mil habitantes residentes y una población flotante diaria de más de 3 millones de personas.”

 

La Cuauhtémoc abarca unos 33 kilómetros cuadrados sobre terrenos cuya nomenclatura cambió luego de que los virreyes desecaran la vieja ciudad lacustre: Algarín, Asturias, Buenavista, Condesa, Doctores, Garibaldi, Guerrero, Hipódromo, Lagunilla, Unidad Nonoalco-Tlatelolco, Peralvillo, Roma, Santa María Insurgentes, San Rafael, Tabacalera, Tránsito…

 

Entre los demás miembros del Consejo de Cultura (además de los tres mencionados) participan: Brigada para Leer en Libertad, Un Teatro (de la coreógrafa Jessica Sandoval), la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, la Escuela de Iniciación Artística No.1 del INBA, ISSSTE Cultura, la Unión Mexicana de Mariachis y Youkali AC.

 

Eduardo Barajas, productor de ArO, explica los modelos que han emitido para trabajar en esta alianza con el equipo en la demarcación:

 

“Se programaron diferentes proyectos de creadores, proyectos que por la pandemia están en riesgo. La alcaldía asume los gastos de renta mínimos, es decir que los teatros y foros van sin costo de renta para estas funciones pospuestas. En algunos casos, paga una ‘base’ económica a los artistas. En otros, compra boletaje para asegurar un ingreso. Así, los grupos y colectivos se benefician con la taquilla, descontando las inversiones de producción y técnicos.”

 

Según Virgilio Carrillo, de Tepito Arte Acá, tres son las vertientes:

 

“Estímulos a las artes escénicas, con obras familiares en teatros como el Ernesto Gómez Cruz o Antonio Caso, Juan Ruiz de Alarcón, el María Rojo; ocho casas de cultura, y los foros Ágora de Tlatelolco, Lázaro Cárdenas en Eje Central, el Lindbergh del Parque México, el Foro Shakespeare, El Milagro y el teatro de Silvia Pasquel…

 

“La alcaldía apoyará a las pequeñas empresas culturales de la zona con la compra de boletaje, para que podamos adquirir los insumos que se necesitan en los espacios, con la difusión de promotores que capte nuevos públicos.”

 

Y finalmente se establecerá una empresa administradora para los creadores “que les permita exponer sus productos artísticos, venderlos, y que pasemos de ser empleados a emprendedores en los tiempos justos, no al ritmo que la burocracia siga imponiendo”.

 

Nacido en 1957 en la calle de Peñón, en Tepito, “donde estaba la escuela de los guerreros tlatelolcas que entregaron sus vidas en la última resistencia contra los españoles”, Carrillo, quien ha escenificado Noche de Califas y Quinceañera de Armando Ramírez, y El pachuco y el jaguar de Susana Meza y Everardo Lara, estudió en la Escuela de Arte Teatral de Bellas Artes:

 

“Nuestra compañía enlaza elencos de 12 hasta 30 actores. Son historias para los jóvenes que no las enseñan oficialmente, vamos desde la cosmogonía nahua, con la Leyenda de los Soles, hasta la obra Cinco minutos antes de la medianoche, o sea, la hecatombe del capitalismo en Occidente que conlleva esta epidemia.”

 

Informa además que participa también el grupo danzante mexicanista Tatlaxi­ (‘relámpago’ en náhuatl), “de mi compañera Itzel Cornejo y el director Xólotl”. A su vez, la joven Olinkan Hurtado, como La Malinche, y Francisco de la O, como Cortés, protagonizan la representación de La última resistencia, que propuso Tepito Arte Acá a José Alfonso Suárez del Real, secretario de Cultura, a cinco siglos de la conquista española.

 

 

Para la libertad

 

Carmen Beatriz López Portillo Romano, rectora desde hace 29 años de la Universidad del Claustro de Sor Juana (cuyo lema es “Saber para valorar, valorar para elegir”), declara:

 

“Nos invitaron por décadas a formar parte de este Consejo Consultivo para Cultura y se hicieron algunas cosas, claro; pero es la primera vez que un alcalde de la Cuauhtémoc está presente en las reuniones y personalmente las preside. Entiende la cultura cual fórmula de reconciliar a la sociedad con vínculos sociales tronados, para darle vida al sentido de pertenencia.

 

“Los niveles de violencia, de encono, de cinismo y de ruptura social han desbordado límites. La única alternativa de México ante tanta problemática es la educación, si es que anhelamos lograr lo que Rousseau o Kant entendieron como el contrato social, para generar una voluntad general que se cumpla, y para que la gente se reconozca en las voluntades políticas que enarbola nuestro país.”

 

Alumna durante su doctorado en Filosofía del reconocido republicano catalán y cofundador del Instituto de Investigaciones Filosóficas de la UNAM, Eduardo Nicol (1907-1990), entra en materia:

 

“El conocimiento en el Claustro está basado en el amor al otro, como profesaban Sócrates y Nicol, un principio que la sociedad olvida. Y en el amor al saber, heredado por Sor Juana Inés de la Cruz. Una de las formas de cumplir nuestro compromiso es la actividad que realizamos con la alcaldía Cuauhtémoc, apoyando gratuitamente prácticas profesionales, diagnósticos y servicio social a casas de cultura, como la de Santa María la Ribera; dando clases, capacitaciones, coloquios, préstamos interbibliotecarios y circuitos de exposiciones o conversatorios de derechos humanos con perspectiva de género, en fin. Incluso, brindado patrocinio a los organilleros ambulantes. ¡Me encantan!, sé que por la pandemia están sufriendo mucho y algunos de ellos que tocan cerca del Claustro me buscaron y vamos a apoyarlos.”

 

 

Jam