“365 días”: la Bella y el Mafioso

30/06/2020 - 18:08

Redacción MX Político.-  Un joven y apuesto jefe de la mafia siciliana secuestra a una bella ejecutiva polaca. La rodea de lujos en su castillo, la pasea en su yate y la transporta en el jet privado. Le advierte que le dará un año entero para que se enamore de él y no la tocará hasta que ella lo pida.

 

La historia suena inverosímil, disparatada y trillada. Lo que se ve en pantalla es infinitamente peor.

 

‘365 Días’ (365 Dni, 2020) es una producción polaca porno soft, que se aproxima a ‘50 Sombras de Grey’ (Fifthy Shades of Grey, 2015), pero de una manera burda y disparatada.

 

Massimo (Michele Morrone) y Laura (Ana Maria Sueklucka) conforman una pareja de seres humanos esculturales. Los dos proyectan una belleza de concurso, y la cámara los presenta como seres perfectos, dioses de la creación hechos para el amor. Pero los dones físicos contrastan con su notoria falta de talento, que cargan como una maldición del infierno.

 

Las actuaciones de este par son penosamente deficientes y las escenas de sexo risibles. ¿Y dónde está la lógica? No existe razón por la que el tipo haya secuestrado a la dama. Sólo lo hizo porque su rostro se le apareció en algún sueño, y con un chasquido de dedos decidió que quería tenerla y se la llevó a su casa. La chica hace un amago de oposición al deseo salaz de su captor, pero no se ve muy decidida a irse. A fin de cuentas el pretendiente es archimillonario y le da lo que quiera.

 

La primera parte de esta exitosa presentación de Netflix es una exhibición de bellos escenarios, en la que el violento muchacho comienza a domesticarse de la mano de la señorita que le da atención y ternura. Luego, en el complemento, la película se vuelve un festival de la carne. Ella cede, encantada con el poder del amante. No reconoce que ha sido comprada. Es impensable suponer que se ha convertido en una prostituta cara. Pero los encuentros son desastrosos.

Aunque hay movimiento, encuadres afortunados e iluminación impecable, los apasionados no proyectan nada. Son como dos muñecos inflables que se acoplan sucesivamente, cambiando de posición y cumpliendo sus fantasías.

 

A lo largo de casi dos horas de narración la historia está detenida en un intento dolorosamente fallido por hacer drama. Sólo hay coitos sucesivos y, de esta manera, lo que parecía un intento de relato sobre Eros en los tiempos de la conectividad, con enamorados que están en contacto con el iPhone, se convierte en una repetición de situaciones que conducen a ninguna parte.

 

El desenlace, sin emotividad, únicamente ayuda a exhibir al actor en su justa dimensión de galán que necesita algunos cursos frente a cámara.

 

Tal vez antes de iniciar el rodaje de ‘365 Días0, los muchachos debieron ver al gran maestro Mickey Rourke y a su cómplice Kim Basinger en ‘9 ½ Semanas’ (Nine ½ Weeks, 1986), para aprender unas lecciones sobre verdadero desenfreno.

 

Jam