Premios Nobel abogan por propuesta oficial para evitar mora de Argentina

17/05/2020 - 12:00

Redacción MX Político.- Luego de que el 8 de mayo se cumplió uno de los primeros plazos para que los acreedores de la deuda argentina notificaran si suscribían la propuesta de reestructuración del gobierno de ese país, las preocupaciones por evitar el default aumentan cada día.

A los llamados del presidente Alberto Fernández para que los tenedores de bonos acepten la propuesta del ministro de Economía, Martín Guzmán, se han sumado las voces de expertos internacionales en materia económica, como los ganadores del Premio Nobel de Economía, Edmund Phelps y Joseph Stiglitz.

Además, 130 expertos en la materia y académicos, firmaron una misiva en donde piden a los acreedores que “actúen de buena fe” y acepten la propuesta que califican de “razonable”, pues “sentaría un precedente positivo para el sistema financiero internacional en su conjunto”.

En particular la postura de Stliglitz, exprofesor de Guzmán en la Universidad de Columbia, llamó la atención por la contundencia con que aseguró que si “Argentina incumple con el pago de los intereses, será culpa de los acreedores”, y su llamado a que los tenedores de la deuda “presenten una oferta sostenible, porque Argentina no tiene otra opción”.

Por su parte Phelps al igual que la economista de Harvard, Carmen Reinhart, sostuvieron que la propuesta para el pago de la deuda del gobierno argentino representa “la verdadera capacidad de pago del país, por lo que hace a la deuda sostenible y es compatible con la tasa de crecimiento nacional”.

Durante esta semana, el mandatario argentino aseguró que con la oferta que hicieron “los acreedores no pierden, solo ganan menos”, ejemplificando de la siguiente manera: “De los 100 que debemos pagamos 95.

El término “default” se ha vuelto una palabra de uso corriente en la prensa argentina, sin embargo, los cateráticos Juan Lecour y Joaquín Pastor señalaron que pocas veces se dimensionan las implicaciones de esa situación.

De acuerdo con ambos, un “default de la deuda soberana de un país” perjudica de manera “significativa” a todos los ciudadanos, pues imposibilita que el gobierno pueda acceder a los mercados internacionales o recibir financiación internacional para diversos proyectos.

Pastor y Lecour apuntan que tras el default de 2002, el país tardó 14 años en acceder a los mercados internacionales, acentuando la crisis económica de empresas y familias argentinas.

El plazo límite de prórroga del gobierno argentino para reestructurar la deuda o pagar los intereses es el próximo 22 de mayo, y de no pagar ocurriría el tercer default en lo que va del siglo, tras el primero en 2002 y el segundo en 2019.

 

 

afm