En Estados Unidos hay un juez que lo decide todo

05/07/2020 - 18:00

Redacción MX Político.- Un cuerpo de nueve jueces de cargo vitalicio media en los conflictos de una nación de estructura federal y extraordinariamente diversa, fijando un mínimo común constitucional en las reglas de juego, y en tiempos de tanta polarización política muchos desacuerdos políticos acaban en sus mesas.

En este tribunal, hay un juez que se ha convertido en los últimos años y especialmente en las decisiones de las pasadas semanas en el árbitro último de la política y vida americana, el voto de desempate, el verso suelto: John Glover Roberts. Nacido en Buffalo (Nueva York) en 1955 y criado en Indiana, graduado cum laude de la Escuela de Derecho de Harvard, llegó al Supremo en 2005 a propuesta del presidente George W. Bush.

En el último mes, sin embargo, todas las miradas se han dirigido a Roberts, que ante tres batallas decisivas ha fallado con los jueces liberales e inclinado la balanza. Se ha pronunciado en contra de un intento del Estado de Luisiana de restringir el derecho al aborto, lo que la semana pasada anuló la ley con un resultado de 5-4.

Unos días antes, se hizo pública la sentencia sobre los llamados dreamers o soñadores (los migrantes que llegaron a Estados Unidos sin papeles siendo niños), que estaban protegidos de la deportación por un programa especial de la Administración de Barack Obama que Donald Trump quiso dejar sin efecto.

Roberts se sumó de nuevo a la minoría progresista y otro 5-4 frenó al actual Gobierno. Roberts consideró la acción arbitraria, aunque no blindó la legalidad de dicho programa. Y semanas atrás fueron él y Neil Gorsuch los conservadores que consideraron que no se puede despedir a un trabajador por ser gay o transexual, en una histórica votación de 6-4.

El mandatario republicano ha logrado ya nombrar a dos jueces en menos de cuatro años de Gobierno (Gorsuch y Kavanaugh), consolidando la mayoría conservadora del tribunal, y ha designado otros 200 jueces federales. Entre los progresistas, además de Ginsburg, hay otro octogenario, Breyer, de 81. De ahí que futuro del Supremo esté tan presente en la campaña electoral. De momento, hay un juez que marca la pauta.
 

 

**Información de medios **Foto: Especial


afm