Bolsonaro toma píldora contra la malaria y dice sentirse "mucho mejor"

08/07/2020 - 14:00

Redacción MX Político.- Apenas unas horas después de anunciar el 7 de julio que había dado positivo por COVID-19, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reveló que estaba tomando el medicamento contra la malaria hidroxicloroquina para tratar la enfermedad respiratoria, alegando que lo estaba haciendo sentir "mucho mejor".

Bolsonaro, que ha sido abiertamente desdeñoso de la enfermedad, minimiza constantemente la crisis de salud como nada más que una "pequeña gripe" a la que hay que enfrentarse de manera realista ", publicó imágenes de sí mismo tomando una dosis del medicamento, que ha sido promocionado por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, pero la efectividad de la misma contra COVID-19 ha sido disputada por científicos.

Según Sputink News, l presidente brasileño, de 65 años, atribuyó la mejora de su condición a sus dosis del edicamento, diciendo: “Hoy estoy mucho mejor, así que ciertamente está funcionando. Hoy sabemos que existen otros remedios que pueden ayudar a combatir el coronavirus. Sabemos que ninguno de ellos tiene su eficacia científicamente probada, pero soy una persona más para quien esto está funcionando. Entonces confío en la hidroxicloroquina. ¿Y usted?"

 

 

El martes, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, confirmó que dio positivo por COVID-19 durante una entrevista transmitida a TV Brasil, luego de que dijo que comenzó a sentirse mal el domingo.

La noticia siguió a informes de que el presidente brasileño había estado experimentando síntomas de coronavirus, incluida una temperatura de 38 grados centígrados y un nivel de oxígeno en la sangre del 96 por ciento.

Cuando reveló el resultado positivo de su prueba, Bolsonaro aseguró a los periodistas que su fiebre había disminuido y se alejó, quitándose la máscara.

El presidente también dijo que una radiografía mostró que sus pulmones estaban "limpios" y que continuaría trabajando por videoconferencia y firmando documentos oficiales.

Jair Bolsonaro, ha estado a la defensiva sobre las severas críticas por descartar medidas como el distanciamiento social para combatir la enfermedad, a pesar de la creciente cifra de muertos en el país.

Brasil ha sido uno de los países más afectados por la pandemia, con más de 1,6 millones de casos de coronavirus y 66.741 muertes.

La decisión de Bolsonaro de seguir los pasos del presidente Donald Trump y defender el uso de hidroxicloroquina resultó en que Brasil perdiera a su segundo ministro de salud en un mes a mediados de mayo, cuando Nelson Teich dejó el cargo.

Un día antes, Bolsonaro había exigido a Teich que emitiera pautas federales para el uso temprano de hidroxicloroquina para tratar a pacientes con coronavirus, a pesar de la dudosa efectividad del medicamento contra la malaria para tratar COVID-19 y las preocupaciones expresadas por los científicos de que puede causar problemas cardíacos, informó Reuters.

El antecesor de Teich, Luiz Henrique Mandetta, fue despedido el 16 de abril por resistir las demandas del presidente de promover la hidroxicloroquina y luchar contra las órdenes de aislamiento de los gobiernos estatales.

 

 

EB